Barrio de sa Penya (Ibiza)

hecho en ibiza made in ibiza fet a eivissa





Mapas | Mapas (PDF) | Datos | Pueblos
Dalt Vila | SA PENYA | La Marina


Sa Penya (la Peña) es un barrio de Ibiza situado en el extremo de levante de la ciudad tradicional. Se extiende entre la muralla y el mar, al pie del baluarte de Santa Lucía y de la muralla larga (cierre de muro que une este baluarte con el de San Juan, y donde se abre la puerta del Mar, principal de la fortaleza). Limita a mediodía con Dalt Vila y a poniente con la Marina, con el puerto al norte, y el mar lo rodea a mediodía y levante. Entre la calle de Dalt y el de Vista Alegre, abarca la cota de los 30 metros sobre el nivel del mar, ya cerca del ángulo capital del baluarte de Santa Lucía, bastión que lo separa del sector más elevado del monte de este nombre, que quedó integrado en la ciudad amurallada por la fortificación renacentista.

Sa Penya debe su nombre al hecho de estar edificada sobre los últimos contrafuertes de la elevación conocida primero como es Munt de'n Vic (s XIV) y después de Santa Lucía por el hecho de haberse levantado una iglesia dedicada a esta santa, derribada en 1543 por los turcos. Según Joan Marí Cardona, la Peña aparece en los Llibres de Entreveniments en 1614, seis años más tarde como la Penya de Santa Lucía. Los primeros padrones parroquiales de San Telmo, iniciados en 1785, la mencionan como barrio de Santa Lucía y sa Pedrera; tres años después contabilizan 38 y 29 personas reunidas, respectivamente, en 13 y 9 familias, y el año siguiente se encuentra la denominación de Penya de Baix y Penya de Dalt. Administrativamente, a efectos electorales y de padrón de habitantes, constituye el distrito segundo, con una superficie de 3,35 ha, que también incluye el sector desde la calle de Enmig en el muelle de la Consigna, en los andenes del puerto, con la Bomba y la plaza de sa Riba, con su playita.

Pero bien que toda esta área ha sido muy relacionada funcional y sociológicamente con sa Penya, los primeros años del siglo XXI toda la fachada marítima debe considerarse una parte de la Marina, en sentido estricto. Los dos barrios marineros, después diferenciados, constituían un único arrabal extramuros a partir del s XVI, ampliado la segunda mitad del s XIX por el Poble Nou de la Marina; sólo la gente de mar tenía permiso de residencia, hasta las transformaciones sociourbanísticas de finales del siglo XVIII y, sobre todo, de la segunda mitad del s XIX. El barrio de sa Penya, residencia de pescadores, ha destacado siempre por el fuerte carácter marinero aunque también acogía campesinos inmigrados en la ciudad. El estudio demográfico de Bartomeu Barceló Pons cuenta 2.582 habitantes en el distrito segundo, en 1960, con una población caracterizada por la juventud de los efectivos, en su mayoría de origen ibicenco, con poco más de la cuarta parte dedicada a actividades primarias (sobre todo pesca, pero también dedicación agraria) y el resto repartido entre el sector secundario y el terciario, 38 y 35%, respectivamente.

Pero el análisis inédito de Francisco Ramon muestra ya el cambio de tendencia en 1975: 1.332 habitantes, con una población envejecida y dedicación económica mayoritariamente al sector terciario, con un 30% de población activa secundaria (casi toda del sector de la construcción) y todavía un 7% de primaria. Sin embargo, el padrón municipal de 2005 sólo contabiliza el distrito 692 habitantes, de los cuales 457 en sa Penya. De la vitalidad tradicional, hacia la mitad del siglo XX, antes del boom turístico, se tiene constancia de la existencia de tres fuentes y dos lavanderías públicas, con los correspondientes grifos.

La más antigua es la fuente de hierro, instalada en 1928 por el alcalde Eugeni Bonet, que se encuentra al comienzo de la costa de sa Drassaneta, casi sobre la calle de la Virgen; había otra en esta calle, la principal del barrio, más adelante, haciendo esquina con la travesía de sa Penya; la última estaba en la calle de Dalt, que contaba también con una de las lavanderías, mientras que la segunda estaba en la calle de la Miranda.

El impacto del turismo comportó un aumento de la capacidad adquisitiva de la población local, que pudo trasladarse a nuevos apartamentos del ensanche, más amplios y de mayor comodidad que las pequeñas viviendas de sa Penya. Comenzaba así el proceso de envejecimiento de la población residente y el deterioro del patrimonio construido, a la vez que las viviendas libres eran ocupados por contingentes de inmigrantes de más bajos recursos y costumbres diferentes que, a su vez, provocaban la salida de los últimos ibicencos residentes, al tiempo que, por proceso biológico natural, desaparecían los mayores que quedaban.

En 2006, vaciado de la población originaria, sa Penya es un sector degradado, con graves problemas de marginalización, y las actuaciones previstas en el PEPRI, redactado por el equipo dirigido por el arquitecto Raimon Torres para detener su degradación y revitalizar el barrio, no han sido llevadas a cabo con bastante eficacia. Las vías principales de sa Penya (calles de la Virgen, Fosc, Retir, Alt, Vista Alegre i Pedrera) se disponen paralelamente, adaptándose a las curvas de nivel, unidas por una serie de estrechas y empinadas cuestas, y con unas reducidas plazoletas llenas de encanto (sa Drassaneta, Bon Aire, Retir).

Tradicionalmente, el barrio estaba conformado por cinco sectores: sa Torre, sa Penya de Baix, sa Peña de Dalt, la Pescadería y es Sitis. Sa Torre es el nombre que recibe el sector constituido por el extremo oriental de la calle de la Virgen, contiguo a la torre-faro medieval de la Mar, sustituida posteriormente en su función militar para la batería del mismo nombre, reconstruida por la Autoridad Portuaria. Indicio de su importancia estratégica es la existencia de un molino de harina: el molino de sa Torre, de 1681, orientado al mar, cerca del callejón de la Estrella.

Es precisamente la proximidad del puerto lo que da a esta área su carácter y funcionalidad. Además de la función militar, ya mencionada, la necesidad de una patente de sanidad (desde el s XIX concedida por el Ayuntamiento) para que los barcos pudieran hacerse a la mar con pasajeros y mercancías, hizo construir el edificio de Sanidad, restaurado y luego dedicado a Casal de jóvenes y otros servicios sociales y administrativos en 2005. Hecho frecuente en toda área portuaria, sa Torre era también conocida como zona de vida alegre, con servicios de prostitución, regulados un tiempo por la Universidad y en época más reciente ofrecidos por las llamadas "Cámara", como recoge el escritor Enrique Fajarnés Cardona y que también menciona el canónigo Isidor Macabich Llobet en sus crónicas. Justo delante de la batería de sa Torre, o Sa Torreta, el arrecife Dorado refleja los últimos rayos de sol y es refugio de aves marines Sa Penya de Baix es el área residencial originaria; se encuentra entre las calles de la Virgen y Fosc, con la travesía del mismo nombre y el callejón del Gallo (dibujado por el archiduque) y su corazón es la plaza de sa Drassaneta, espacio urbano de una gran armonía, tradicionalmente bien conectado con las diferentes partes del barrio; elegida por el PEPRI para la instalación de un centro de salud, las obras modificaron la fisonomía de la plaza y cortaron el acceso nororiental.

En 2006 en el edificio, que llegó a cubrir unas prestaciones sociales importantes, sólo queda la sede de la Asociación de artistas visuales de las Islas Baleares (AAVIB), que lleva a cabo algunas actividades culturales. El Centro Social la Miranda fue creado en la travesía de la calle de este nombre para atender las necesidades socioeducativas de los adolescentes del barrio, mayoritariamente de etnia gitana. Y la casa Broner, declarada BIC y propiedad del Ayuntamiento por voluntad de la viuda del arquitecto, pasará a incrementar la oferta cultural. Sa Penya de Dalt es el sector desarrollado desde finales del siglo XVIII, con unas primeras casas en la calle Alto, el último existente en el nomenclátor hecho elaborar por Miquel Gaietà Soler Rabassa en 1797.

Su centro, limítrofe con el baluarte, es la plaza de sa Pedrera donde, además de las viviendas, era frecuente encontrar corrales, de los que ya hay un grabado del archiduque Luis Salvador. El año 2006 es la zona más degradada y donde han tenido lugar más intervenciones de esponjamiento, con derribo de construcciones más o menos ruinosas y de todos los corrales; las actuaciones previstas en el PEPRI en plantean la recuperación para la vida ciudadana. La plaza del Bon Aire constituía el punto de unión entre sa Penya de Baix y la de Dalt, por una calle corta y con pendiente, el s XXI cortada; en la parte de arriba están las dependencias de la policía local en el barrio.

El sector de sa Peixateria se extiende por los alrededores del mercado dedicado a la venta de carne y, sobre todo, pescado, del que toma el nombre; los edificios siguen el cerramiento de muro de la fortaleza hasta el llamado racó de sa Murada, el ángulo formado con el baluarte de Santa Llúcia. El mercado del pescado, de planta poligonal, y el inmediato mercado de la Marina, habilitado para vender las verduras, fueron entregados al Ayuntamiento en 1872 y 1873, respectivamente, lo que representa una mejora promovida por el espíritu liberal y progresista del sexenio democrático.

Las actuaciones urbanísticas de los últimos años del siglo XX dotaron a este sector de una rampa de acceso rápido, siguiendo la muralla larga, para facilitar su servicio de limpieza, el abastecimiento y la seguridad ciudadana; por eso se tuvieron que derribar pequeñas construcciones adosadas a los muros y retirar la basura que llenaban es racó de sa Murada. Según algún informante, se sitia es la faja de poniente de menor altitud, con salida a la Marina por el mercado de la Pescadería y por la calle de la Virgen, donde llega por la antigua barda de Patricio, luego llamado calle des passadis. Estos dos últimos sectores han concentrado tradicionalmente la función comercial y artesana, con algunos talleres de modistas, entre otros.

Los antiguos talleres y los pequeños comercios de barrio, entre los que había una carbonería, el s XXI son reconvertidos en bares, salones musicales y restaurantes. Pero la verdadera espina dorsal de sa Penya es la calle de la Virgen, que recorre el barrio en todo el nivel topográfico inferior, hasta sa Torre; esta vía recibe el nombre de la Virgen del Carmen, patrona de la gente de mar, con una imagen conservada en una vitrina al principio de la calle.

Los primeros años del siglo XXI, como ayer, es ésta una área comercial principal; se concentran tiendas de ropa, restaurantes y bares, buena parte de los cuales se enfocan hacia un turismo gay. La Asociación de Vecinos de sa Penya está haciendo grandes esfuerzos para la recuperación del barrio. Según un estudio realizado en 2003 por el Consorcio Patrimonio de la Humanidad, institución creada para revitalizar el centro histórico, buena parte del patrimonio construido en sa Penya se encuentra en estado ruinoso. Así, excluyendo la calle de la Virgen, en el resto de sa Penya se contaban 178 inmuebles, de los que 72 eran ocupados, 67 parados y unos 30 tenían expediente de demolición.

De las casas ocupadas, sólo 19 se mantenían en buen estado. De los edificios no habitados sólo dos había en buen estado y 54 en ruina técnica. Del resto de las construcciones, aparentemente vacías o tal vez ocupadas irregularmente, una tercera parte se encontraba en ruina. Las calles más afectados, con una mitad de las casas ruinosas, son los de sa Pedrera, Vista Alegre, Dalt y Fosc, en la parte más elevada del pujolet, y eso a pesar de varias intervenciones previas en que se han demolido y tapiado construcciones abandonadas. En 2006 el Ayuntamiento posee en sa Penya 15 casas, que prevé restaurar, y el Consorcio Patrimonio de la Humanidad dispone de ocho, con proyecto de restauración para destinarlas a alquiler.
Rosa Vallès Costa [RVC]
Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera

Fotos: varios web, Ajuntament d'Eivissa, Vicente Marí



Bienvenido a la Isla Mágica

Benvingut, Willkommen, Bienvenue, Welcome, Benvenuto


The Magic Island

Información para tu Viaje a Ibiza

Viajes, Alojamiento, Transporte, Ocio, Restaurantes, Playas, Discotecas, Fiesta, Hoteles, Hostales, Apartamentos, Casas, Turismo Rural, Camping, Vuelos, Barcos, Ferry, Autobuses, Taxis, Alquiler de Coches


Buscar / Search ››

Información Turística ››

Teléfonos, Fiestas locales ››


Guía de Ibiza - Guia d'Eivissa

IBIZA - EIVISSA - IBIZA



Artículos (informes) en Voy@Ibiza »