Ball Pagés - Baile Payés

hecho en ibiza made in ibiza fet a eivissa





Las Salinas | Es Vedrá | Iglesias | BALL PAGÉS
Hippies | Moda Adlib | Mercadillos | Bebidas de Ibiza


BALL PAGÉS (baile payés) es el nombre con el que se designa el conjunto de danzas tradicionales de las Pitiusas (Ibiza y Formentera). Son bailes pertenecientes a la sociedad rural que tienen como característica común una clara diferenciación entre los papeles del hombre y la mujer. Ésta, con actitud sumisa, recoge los brazos al cuerpo y fija la mirada en el suelo, mientras con pasos muy cortos y rápidos va describiendo círculos dentro de los cuales actúa el hombre. Él, en cambio, no tiene unos pasos predeterminados, y baila haciendo grandes saltos y lanzando las piernas, todo esforzándose para seguir a la bailadora con la mirada; nunca le debe dar la espalda.

La música que acompaña las danzas es interpretada por el sonador con el tambor y la flauta, y por los bailadores masculinos con las castañuelas. En cuanto a las variantes rítmicas, se distinguen dos tiempos que coinciden con las dos principales modalidades del baile: la curta (corta) y la llarga (larga). La primera es una danza con la que los más viejos inician el ciclo de bailes; se caracteriza por su ritmo pausado y por su corta duración. La larga, en cambio, es una danza de aire más violento, en la que el bailador evoluciona haciendo grandes saltos y rápidas vueltas, acercándose y separándose de la bailaora, que se desliza en espirales cada vez más grandes. Una variante de la larga es el baile llamado sa filera, donde el hombre danza con tres mujeres. Ses dotze rodades, también llamado ses nou rodades, es un baile de una gran carga ritual, en el que los bailarines hacen una serie de vueltas simétricas, alejándose y acercándose. Cuando se encuentran en el centro, se unen por los codos y, a partir de la sexta vuelta o rodada, los dos bailarines llevan los brazos acodados con las manos a la altura del pecho. En esta danza el hombre no salta, sino que se desliza de forma parecida a la mujer.

A estas modalidades tradicionales, en los últimos años se han añadido coreografías y nuevas variantes de la llarga que suelen ser interpretadas por las agrupaciones folclóricas en sus actuaciones. De entre ellas se pueden destacar ses dos balladores, también llamada sa giratomba, sa palmera, es molí, es canvi de parella y es ball en fila o paralel.

Tradicionalmente, los bailes se celebraban en las casas de campo, coincidiendo con las principales tareas colectivas, como las matanzas, deshechas de maíz, etc.

Pero es con motivo de las bodas cuando el baile se desarrolla de una manera más compleja. En él empiezan los padres o los mayores con sa curta, y tras ellos la bailan los novios, que dan paso a los invitados. Los invitados continúan con sa llarga y, al terminarla, una pareja inicia el baile de les dotze rodades en honor de los desposados. El ciclo finaliza con sa filera, bailada por el novio, la novia y dos chicas.

También se celebran bailes en los pozos y las fuentes en verano, cuando el nivel de las aguas es más bajo, coincidiendo con las festividades de San Pedro, Santiago y Santa María, entre otros. En estas ocasiones son el dueño del pozo o de la fuente, con la heredera de la casa, o los suegros, los que abren la fiesta con el baile de sa curta.

Si bien el origen de nuestros bailes tradicionales es desconocido, sus características y la intensa carga ritual hacen pensar que puede tratarse de danzas de origen muy antiguo. En cuanto a la música, es clara la afinidad con algunos ritmos y melodías norteafricanos.
Antoni Manonelles Bolle [CON]
Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera


PRINCIPALES BAILES

Hay tres danzas tradicionales: sa curta, sa llarga y ses nou rodades.
Desde la recuperación del baile payés en las últimas décadas los grupos han ido introduciendo nuevos bailes, variantes de sa llarga.

Sa curta
Se trata de un baile de más corta duración y más suave, de tal manera que tradicionalmente era el que bailaban las personas mayores. Normalmente iniciaba los bailes. En sa curta baila una única pareja. La mujer hace pequeños círculos con pasos cortos, las manos agarrando la falda y la vista en el suelo, mientras el hombre la sigue dando saltos cortos, de poca altura, siempre de cara a ella y a veces sonando las castañuelas. El espadín no se suele utilizar con sa curta.

Sa llarga
Es el principal baile, el Ball Pagès por antonomasia. Es un baile de más larga duración y que lleva mucho más desgaste físico para el hombre, que hace grandes saltos y se acerca y se aleja de la mujer, si bien nunca se puede separar demasiado, ni le puede dar la espalda y tampoco le puede entorpecer el paso. En este baile las diferencias entre hombre y mujer son más marcadas que en los otros. La mujer describe pequeños semicírculos en el sentido de las agujas del reloj dando pasos cortos y rápidos. Terminado el semicírculo vuelve al punto de inicio siempre dando la cara al hombre. La mujer lleva una mano pinzando la falda y levantándola ligeramente de un lado, mientras la otra la coge de más abajo pegada al cuerpo. En todo momento tiene la mirada baja. El hombre bota alrededor de la mujer, haciendo grandes saltos al ritmo de la música. Los saltos se hacen con las piernas juntas y alternando una pierna y la otra. En algunos botes se salta con una pierna y la otra se levanta con un tirón a gran altura, en lo posible, a menudo a la altura de la cabeza. Los brazos están normalmente pegados al cuerpo, estirados, si bien de vez en cuando pasa un brazo unos centímetros por encima de la cabeza de la mujer. También puede sonar las castañuelas. Si no las suena, los brazos se suelen llevar a la espalda. Al final del baile el hombre hace una cortesía a la mujer, tocando con la rodilla derecha en el suelo. Al hacerlo, la música se acaba, por lo que el baile no tiene una duración preestablecida, sino que es el bailador al hacer la cortesía que indica cuándo quiere terminar. Sólo se conserva una única sonada para acompañar sa llarga, que se va repitiendo. En sa llarga sí que se suele emplear el espadín en la música. Los botes concretos no están predeterminados, por lo que actualmente han aparecido varias modalidades en los diferentes grupos de las Pitiusas.

Ses nou rodades
Ses nou rodades o ses dotze rodades es una danza donde el hombre y la mujer hacen nueve o doce vueltas. Al principio hacen vueltas simétricas, pero a partir de la sexta vuelta (o rodada), cuando se encuentran en el centro, se unen con los brazos acodados y los antebrazos mirando hacia arriba, el hombre con las castañuelas y la mujer con los cinco dedos estirados muestran sus anillos (24 anillos para la mujer). A partir de este momento giran lentamente sobre sí mismos unidos por los brazos, siendo éstos el eje. En este caso el hombre no bota, sólo se desliza suavemente, de manera que en este baile el papel del hombre y de la mujer sí es muy parecido. A pesar de ser el baile más suave, la sonada es la misma que la de sa llarga, pero más lenta. Es el baile más importante y seguramente el más bonito que hay en Ibiza. Se celebra en una ceremonia nupcial y con él culmina la fiesta o el evento.

Sa filera
El ritmo es el mismo que en sa Llarga, en su hilera baila un hombre con tres mujeres. Se refiere a un baile de boda donde la novia es acompañada por dos amigas o damas. Esta danza finaliza con el novio postrado frente a la novia mientras ella le responde con una reverencia.

Ses dos balladores
Es una variante de sa larga. El bailador selecciona a las dos mujeres con un toque de castañuelas para cada una, el hombre baila con las dos, cortejando pero sin decidirse por ninguna. El hombre finaliza arrodillándose ante ellas y las dos le corresponden con una reverencia.

Es canvi de parella
Es también una variante de sa larga. En este baile, dos hombres eligen a la mujer con la que desean bailar, siempre con un toque de castañuelas. Los dos hombres van cambiando de pareja, moviéndose en torno a los círculos simétricos que hacen las mujeres. Finalizan arrodillándose a cada lado de las mujeres, situadas una frente a la otra y todos formando una cruz. Las jóvenes responden con una reverencia.

INSTRUMENTOS

La base rítmica de nuestra música es la percusión y el viento. Sorprende un poco que en una isla tan mediterránea no se incluyan instrumentos de viento en su música. El tambor, la flauta, el espadín (pieza metálica en forma de espada) y las castañuelas, acompañan nuestros bailes y nuestras fiestas.

El tambor
El tambor es el instrumento base para la música tradicional en Ibiza. Está hecho de pino, es necesario un ejemplar bastante ancho y muy recto, se vacía cuando aún está verde, dejando un ancho de cinco milímetros aproximadamente, entonces se adorna con labrados simbólicos o pintando las simbologías principalmente de verde o rojo, la piel suele ser la de cabra, cordero o conejo. Esta piel se prepara y se corta de forma redonda y se cose a un círculo de sabina se podrá pegar con cuerdas de una piel a la otra y con aparatos de cuero o madera se tensan las pieles al tono adecuado. Esta piel tiene una cuerda atravesada que hace vibrar el sonido del tambor.

La flauta
Es una rama de adelfa vaciada. Tiene tres agujeros, dos en la parte de arriba y uno en la de abajo. En la parte superior por donde se sopla está el cabezal tapado por madera y dejando una entrada pequeña. Arriba hay un agujero cuadrado que suele estar decorado con detalles de metal. Las flautas están decoradas con símbolos variados, se toca con una mano y es el único instrumento de viento que acompaña los bailes.

El espadín
El espadín es un instrumento metálico de percusión, su forma recuerda una espada, se toca con una barra metálica, suele acompañar a la música para los bailes. Su sonido es similar al del triángulo. El espadín proviene del hecho de que antes se utilizaba una espada para tocar y fue derivando a este instrumento.

Las castañuelas
Las castañuelas ibicencas son de las más grandes del mundo junto con las de las Islas Canarias. El sonido de las castañuelas recuerda los cascos de un caballo trotando sobre un suelo duro. Están hechas de enebro o cerezo. Tienen dos partes: las partes planas tienen el hueco correspondiente para la resonancia; este agujero corresponde a la parte más alta del lado curvo, descendiendo hacia los lados. Luego está el separador que es una madera de poco espesor y del mismo ancho que la parte superior, sujetada por un lazo que permite adaptar la castañuela en la mano. Las castañuelas suelen tocarse cuando se baila o para acompañar la música.

La chirimía
La xeremía no acompaña el baile pero es un instrumento de viento muy tradicional de Ibiza; era utilizada por los pastores y por sonadas improvisadas. Está hecha de caña y tiene cinco agujeros que se hacen con un hierro caliente y en la parte superior tiene una lengüeta que le da ese característico sonido vibrante, suele estar pirograbada con detalles muy simples. La chirimía doble también tiene cinco agujeros cada una dándole doble sonoridad, en la parte superior se le añade un trozo más de caña que es la que llevara la lengüeta, ésta es otra manera de aplicar la lengüeta.
Fotos: Ajuntament Sant Antoni, Sant Joan, Fomento del Turismo de Ibiza, Consell Insular d'Eivissa



Bienvenido a la Isla Mágica

Benvingut, Willkommen, Bienvenue, Welcome, Benvenuto


The Magic Island

Información para tu Viaje a Ibiza

Viajes, Alojamiento, Transporte, Ocio, Restaurantes, Playas, Discotecas, Fiesta, Hoteles, Hostales, Apartamentos, Casas, Turismo Rural, Camping, Vuelos, Barcos, Ferry, Autobuses, Taxis, Alquiler de Coches


Buscar / Search ››

Información Turística ››

Teléfonos, Fiestas locales ››


Guía de Ibiza - Guia d'Eivissa

IBIZA - EIVISSA - IBIZA



Artículos (informes) en Voy@Ibiza »