Conquista catalana de Ibiza Conquista catalana de Eivissa

Conquista catalana de Ibiza (1235)

hecho en ibiza made in ibiza fet a eivissa





Fenicios | Púnicos | Tanit | Romanos
Musulmanes | CONQUISTA CATALANA | Corsarios


Conquista catalana (I)

Las islas de Ibiza y Formentera fueron conquistadas por los catalanes, en 1235, por contrato de infeudación de Jaume I.

La planificación de la conquista
Los primeros años de la década de 1230, conquistada Mallorca y rendida Menorca en vasallaje, quedaban las Pitiusas (Ibiza y Formentera) por someter. Jaime el Conquistador estableció un contrato de infeudación con Pedro, infante de Portugal y señor de Mallorca (1231-1244) y el conde de Roselló Nunó Sanç el 1231. Este contrato debía hacerse efectivo en un tiempo determinado, pero no lo hicieron.

Posteriormente, Guillem de Montgrí, arzobispo electo de Tarragona y su hermano Bernat de Santa Eugenia pidieron el mismo al rey durante la convocatoria de Cortes en Alcañiz y el 7 de diciembre de 1234 se estableció un nuevo contrato de infeudación según la costumbre de Barcelona (ad consuetudinaria Barchinone), también con la condición de conquistar Ibiza en un período determinado. En este caso se establecía que la conquista de la isla tenía que llevarse a cabo antes del día de San Miguel (29 de septiembre del año siguiente). Se establecía también que el derecho supletorio de Ibiza serían los Usos (como ocurría en Mallorca).

Pedro de Portugal y Nunó Sanç, que ya habían perdido este derecho, se entrevistaron con el arzobispo y acordaron una conquista conjunta. El 12 de abril de 1235 se redactó un nuevo contrato de infeudación, en este caso de Guillem de Montgrí a Pedro de Portugal y Nunó Sanç, también siguiendo el derecho feudal catalán.

Conquista catalana (II)

Ambos tendrían la señoría de parte de las dos islas en función de las tropas aportadas, como vasallos de Guillem de Montgrí. El Papa Gregorio IX otorgó a la expedición de conquista el título de cruzada en una bula del 24 de abril de 1235.

La conquista
Sólo la ciudad de Ibiza (Medina Yebisah) estaba fortificada, por lo que la conquista de ésta implicaba la caída de Ibiza y Formentera. Así, el día 8 de agosto de 1235 la flota catalana llegó a Ibiza y desembarcaron en la zona de es Soto, en el lado sur de la ciudad. Según el Libro de los Hechos, se usó un fundíbulo y un trabuquet para tirar piedras contra la triple muralla de la ciudad, que cayó rápidamente.

Existe una crónica musulmana que habla de una conquista larga con un asedio de cinco meses (algo muy improbable porque en abril todavía estaban firmando el contrato de infeudación los tres cosenyors), pero no se le da mucho crédito y parece más realista la versión de la Crónica de Jaume I, con una victoria rápida y fácil.

Una leyenda de difícil comprobación dice que el valí de la isla mantenía relaciones con la mujer de su hermano y éste se vengó abriendo una puerta a las tropas catalanas. El primero de entrar en la villa fue el leridano Joan Xicó. En el lugar por donde tradicionalmente se ha considerado que entraron las tropas cristianas hay una capilla dedicada a San Ciriaco con una placa que dice: "Capilla de San Ciriaco. Por este lugar, según la tradición, entraron las tropas cristianas en la ciudad el día 8 de agosto de 1235, festividad de San Ciriaco". Tras la conquista, los tres conquistadores saquearon la isla para compensar los gastos de la campaña, como establecía el contrato de infeudación escrito entre ellos.

El reparto
Una vez conquistadas, las dos islas fueron divididas en cuatro quartons. Guillem de Montgrí había aportado la mitad de las tropas para la conquista, Nunó Sanç una cuarta parte y Pedro de Portugal la otra. De ahí que el reparto de las dos islas se hizo con dos quartons para Guillem de Montgrí, uno para Nunó Sanç y el otro para Pedro de Portugal.

Ibiza se divide quedándose el arzobispo de Tarragona el Quartó de Ses Salines y el Quartó de Balansat, Pedro de Portugal el Quartó de Santa Eulalia y Nunó Sanç el Quartó de Portmany. En cuanto a Formentera, Guillem de Montgrí se quedó el Quartó Carnatge y el Quartó de la Mola, el conde de Rosselló el Quartó Portossalè y el infante el Quartó Cap.

Conquista catalana (III)

Pero a la muerte de Nunó Sanç éste testó a favor de Jaime I y Guillem de Montgrí compró los quartons del conde en Ibiza y Formentera (Portmany y es Carnatge). Por otra parte, el Quartó de Santa Eulalia pasó a manos directas de Jaume I y por este motivo se le conoce también como Quartó del Rey.

Esta situación hacía que supuestamente Jaume I heredara las obligaciones feudales de Pedro hacia Guillem de Montgrí, por lo que Jaime I era señor y a la vez vasallo del arzobispo por el mismo territorio, el Quartó del Rey. Por este motivo hubo muchas disputas, ya que los arzobispos exigieron a la monarquía sus obligaciones feudales, que, evidentemente, no cumplieron nunca.

La Vila de Ibiza queda como un dominio conjunto, habiendo una parte de cada cosenyor y se establece el dominio conjunto del castillo y su libre uso por parte del monarca siempre que fuera necesario.

Las Salinas (Ses Salines)
Entre otros, el contrato de infeudación de Guillem de Montgrí a Nunó Sanç y el intante Pere establecía la construcción de una iglesia en honor de Jesucristo y la Virgen y la división de las rentas producidas por las salinas de Ibiza en función de las tropas aportadas, la mitad para el arzobispo y una cuarta parte para cada uno de los otros dos cosenyors.

La iglesia que se construyó fue la antecesora de la actual catedral de Ibiza, dedicada curiosamente a Santa María de las Nieves a pesar del buen clima de la isla, debido seguramente a que era la festividad de la Mare de Dèu más cercana al día de la conquista de Ibiza (sólo tres días antes).

Los tres cosenyors también otorgaron a la isla el 9 de enero de 1236 una Carta de Franqueses, en gran medida copia de la de Mallorca, pero con algunas modificaciones para el provecho de los señores, como la existencia de algún mal uso como la cugúcia (lógico ya que esta carta lo otorgan señores feudales y no el monarca como en Mallorca).

En cuanto a la sal, que era la mayor riqueza natural de la isla, Guillem de Montgrí acabó cediendo los derechos sobre su explotación al pueblo de Ibiza, por lo que, al aparecer, fue el gobierno comunal de las Pitiusas, la Universidad, quien administró las rentas de la sal hasta que esta institución desapareció a consecuencia del Decreto de Nueva Planta (1715) y la monarquía se las quedó por derecho de conquista.


Bienvenido a la Isla Mágica

Benvingut, Willkommen, Bienvenue, Welcome, Benvenuto


The Magic Island

Información para tu Viaje a Ibiza

Viajes, Alojamiento, Transporte, Ocio, Restaurantes, Playas, Discotecas, Fiesta, Hoteles, Hostales, Apartamentos, Casas, Turismo Rural, Camping, Vuelos, Barcos, Ferry, Autobuses, Taxis, Alquiler de Coches


Buscar / Search ››

Información Turística ››

Teléfonos, Fiestas locales ››


Guía de Ibiza - Guia d'Eivissa

IBIZA - EIVISSA - IBIZA



Artículos (informes) en Voy@Ibiza »