La Prehistoria en Ibiza (I)

El proceso de poblamiento de la isla
(ca. 5200-2100 aC)


Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza

hecho en ibiza • made in ibiza • fet a eivissa


Ibiza Patrimonio Mundial Unesco
Voy a Ibiza. Guía de Ibiza.Viaje a Ibiza
..................................

☀️🌦️🌈 El Clima de Ibiza »

Voy a Ibiza. Guía de Ibiza.Viaje a Ibiza


┌ Buscar en Voy@ibiza 🔎 Search ┐



Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza


Ofertas 🤩 Ibiza y Formentera »

Ofertas Viaje a Ibiza. Actividades, Vuelos, Hoteles Alquiler de Coches



Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza


| HISTORIA DE IBIZA |
| RESUMEN 🇪🇸 🇩🇪 🇬🇧 🇮🇹 🇫🇷 |
Prehistoria (I) | (II) | (III) | Fenicios | Púnicos | Tanit | Baal Hammon | Bes | Es Culleram | Poblado sa Caleta | Arquitectura Fenicio-Púnica | Romanos | Bizantinos | Vándalos | Musulmanes: Época Andalusí | La Almudaina | Conquista Catalana (1235) | Guillem de Montgrí | Conde de Rosselló | Pedro de Portugal | Memoriale Divisionis | Corsarios | Piratas | Antonio Riquer Arabí | Mateu Calbet Ros, Esteve y Joan Calbet | Antoni Ferrer | Leyendas piratas y corsarios | La Ilustración | Historia Contemporánea | Archivo Histórico de Ibiza y Formentera |



Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza


Banderas / Idiomas Resumen, Resum, Zusammenfassung
Résumé, Summary, Sommario
››



Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza

🌞 🏖️ 😎 🌴 🌊
Voy a Ibiza
La Guía de Ibiza, Eivissa



Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza

Viaje a Ibiza ✈️ 🚢

Fiestas y vida nocturna, Mejores discotecas de Ibiza, Playas y calas, Restaurantes y gastronomía, Actividades acuáticas: buceo, esquí acuático, Historia y patrimonio cultural, Alojamiento y hoteles, Compras y tiendas, Senderismo y deportes al aire libre, Transporte y movilidad en la isla, Eventos y festivales


Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza

Restos óseos de ovicáprido de la sima de Es Pouàs, datados por 14C entre 4860-4550 aC

La Prehistoria en Ibiza
Parte Primera (I)

La investigación en cualquier campo de estudios es algo acumulativo en el que el estado de conocimientos depende del grado de desarrollo alcanzado en cada momento.

En este sentido, puede afirmarse que a finales del s. XX se está todavía lejos de tener una visión suficientemente sólida y completa sobre la prehistoria de la isla de Ibiza.

En el estado actual de la investigación, los principales problemas que ahora mismo se plantean son el escaso número de excavaciones realizadas, lo que supone un corto bagaje de datos empíricos; el insuficiente número de dataciones absolutas dificulta su periodización y, sobre todo, la ausencia de estudios de los restos óseos de fauna recuperados en las excavaciones, así como de análisis de muestras polínicas y de sedimentos; todo ello provoca la absoluta incapacidad actual para conocer aspectos tan fundamentales como el medio natural en el que se desarrollaba el poblamiento prehistórico ibicenco, evaluar cuestiones como la intensidad de la explotación de los diferentes recursos y el impacto del poblamiento humano sobre el ecosistema isleño .

Esto supone una grave limitación a la hora de intentar definir las relaciones del hombre prehistórico con el medio insular ibicenco, la gestión de recursos, la capacidad de carga de la isla y la eficacia de la productividad en cada período concreto, así como su evolución diacrónica.

Por tanto, el estado actual de conocimientos es enormemente incompleto y, en consecuencia, todo lo que ahora puede plantearse sobre el proceso de establecimiento, arraigo y desarrollo de comunidades humanas en la isla durante la prehistoria es extremadamente provisional; hasta tal punto que cualquier nuevo descubrimiento o cualquier nuevo dato pueden hacer variar significativamente la precaria visión actual.

EL PROCESO DE POBLAMIENTO DE LA ISLA
(ca. 5200-2100 aC)

En una isla, la presencia humana no implica necesariamente poblamiento. Hay que distinguir, pues, entre llegadas accidentales o esporádicas, frecuentaciones o presencias temporales más o menos regulares o estacionales para explotar sus recursos, y el verdadero establecimiento permanente de un grupo humano que vive y se reproduce sobre el territorio isleño.

Es Pouàs (Santa Agnès de Corona), excavado por un equipo del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados dirigido por el dr. Josep Antoni Alcover Thomàs, es el yacimiento que hasta ahora ha proporcionado los indicios más antiguos de presencia humana en Ibiza.

Los hallazgos en esta sima que ahora interesan son principalmente dos:

.- En primer lugar, un estrato en forma de bolsa contenida en el interior de un pequeño espacio parcialmente cerrado por formaciones estalagmíticas, conteniendo restos de fauna entre los que hay especies domésticas —ovicaprinos— y otras que viven asociadas simbióticamente al hombre. Una muestra ósea de este contexto fornió por primera vez una datación muy antigua de carbono 14 (14C) para este yacimiento, que corresponde a 4860-4450 aC (CSIC-870).

.- En segundo lugar, un estrato con distintos niveles con restos de combustión al que se asocian restos óseos de aves rotos —parece que intencionalmente— y parcialmente quemados. De ahí se han datado dos muestras por 14C, que han dado los siguientes resultados: 5210-4938 aC (UtC 6222) y 4536-4401 aC (UtC 6516).

Dado el registro paleontológico de los períodos anteriores, no puede haber dudas de que la presencia en Ibiza de especies domésticas, sólo puede ser atribuida a una acción humana consciente e intencional para introducírselas.

Por otra parte, la alteración de los restos óseos de aves y su asociación a restos de combustión, aparentemente sólo pueden deberse, también, a una acción humana.

No se trata pues de pruebas directas de presencia humana, sino de evidencias indirectas, de anomalías en un registro paleontológico que deben atribuirse a la presencia humana en este lugar.

Pero el caso de la sima des Pouàs no es, ni mucho menos, único en la moderna investigación, ya que investigaciones en varias islas —tanto en el Mediterráneo como en el Caribe y en el Pacífico— muestran cómo las evidencias de la llegada del hombre a menudo no se detectan arqueológicamente, sino que sus efectos se han percibido a través de su impacto sobre el ecosistema, es decir, mediante la detección de alteraciones en el registro medioambiental.

(EEiF) Benjamín Costa Ribas [BCR]
Restos óseos de ovicáprido de la sima de Es Pouàs, datados por 14C entre 4860-4550 aC
Foto: (UIB) Universidat de les Illes Balears

Santa Agnès-Es Broll-Avenc des Pouas

La Prehistoria en Ibiza
Parte Primera (II)

En cualquier caso, los datos obtenidos en este yacimiento ibicenco ponen de manifiesto una posible presencia humana en Ibiza casi tres mil años más antigua de lo que hasta estos hallazgos se tenía constancia, y que, en consecuencia, el proceso de poblamiento humano de la isla no sólo fue más antiguo, sino más gradual y complejo de lo que se había pensado.

Pero interpretar el significado de estos restos no es fácil porque, a la espera de su publicación, no se tienen todavía los elementos para saber con certeza si todas las evidencias documentadas las han generado contingentes humanos durante un estadio de expediciones más o menos esporádicas de carácter exploratorio, o se trata de evidencias de llegadas más o menos frecuentes de grupos de gente, seguramente pequeños, durante un lapso que podría tener siglos de duración, para la explotación más o menos regular o estacional de los recursos de la isla.
En segundo lugar, la introducción de fauna doméstica seguramente puede entenderse como un intento de asegurar la disponibilidad de una reserva de proteína cárnica a largo plazo, lo que parece indicar que al menos alguno de estos grupos presentes en Ibiza en el V milenio a. C. tenía la voluntad de permanencia en la isla, al menos durante un lapso más o menos prolongado de tiempo.

Podría, por tanto, tratarse de evidencias de un mismo proceso de sucesivas frecuentaciones para el aprovechamiento de los recursos cinegéticos de la isla —evidenciado por las probables evidencias de cacería de aves—, que podría haber conducido a un intento de permanencia de cierta duración, o incluso a un intento de colonización —palesado por el traslado a la isla de animales domésticos.

Por otra parte, la constatación de una introducción de especies domesticadas, que presupone el conocimiento y la probable práctica de la ganadería, justifica ubicar estas evidencias en un contexto cronológico, cultural y económico del neolítico, pese a la carencia de otros elementos antrópicos asociados, tales como la cerámica.

Dejando a un lado las actualmente discutidas evidencias de la posible presencia humana en Mallorca en el VIII milenio, detectadas en la cueva de Es Canet, los restos de Es Pouàs encabezan una serie de datos que permiten plantear la presencia humana en las islas Baleares durante el V millenio, ya que otras evidencias humanas se documentan en Mallorca a partir del 4600 a. Los hallazgos documentados en los estratos 33 a 29 de son Matge proporcionan también evidencias de actividad cinegética, en este caso sobre el Myotragus balearicus, una pequeña especie de cabra endémica extinguida.

En Menorca, en cambio, no hay todavía indicios de presencia humana en estas fechas, cosa en principio coherente con el hecho de ser la isla más alejada del continente y, por tanto, menos accesible a menos que sea con medios y conocimientos avanzados de navegación, si no es desde Mallorca a través del puente que desde la costa peninsular forman las islas del archipiélago balear, empezando por Ibiza que es la más cercana a las tierras continentales.

Por todo ello, podría interpretarse la presencia humana en Ibiza y Mallorca desde finales del VI milenio y durante el V como una fase de frecuentaciones del archipiélago para la explotación de sus recursos, principalmente los cinegéticos, que en el caso de la isla pitiusa estaría favorecida por su posición intermedia como punto de paso para acceder desde la costa peninsular a Mallorca.

A la hora de plantear el origen de los primeros pobladores, la teoría biogeográfica indica que las áreas continentales más próximas, desde las que resulta más fácil y seguro realizar la travesía marítima para llegar a las islas, son las que tienen mayores probabilidades de haber actuado como área de origen. En este caso, el probable punto de origen debería localizarse en las costas alicantinas, dado que es desde la actual Dénia donde no sólo se encuentra el trayecto más corto, sino que es también, desde lo alto del Montgó, donde existe visibilidad directa cuando las condiciones son favorables.

Para responder a la pregunta de qué empujó a algunos grupos humanos a atravesar el canal marítimo para llegar a Ibiza, podría proponerse la hipótesis de que el período de aridez acaecido dentro de la segunda mitad del VI milenio aC acentuó los efectos de la presión antrópica sobre el medio, dando lugar a una situación en la que algunas comunidades costeras encontraran dificultades para mantener sus formas de vida. En el caso de una reducción de recursos en áreas continentales, causada por una creciente presión sobre las fuentes y acentuada por una transformación ambiental hacia la aridificación, la consiguiente pugna por la supervivencia podría empujar a su poblamiento hacia la dispersión a fin de encontrar fuentes alternativas en otros lugares.

(EEiF) Benjamín Costa Ribas [BCR]
Santa Agnès-Es Broll-Avenc des Pouas
Foto: MPuet en Wikiloc

Excavación de Can Sergent

La Prehistoria en Ibiza
Parte Primera (III)

Los grupos que ocupan las zonas costeras u otros hábitats secundarios estarían más afectadas por la deficiencia de aprovisionamientos y entonces estarían más predispuestos para una colonización insular.

Sea como fuere, estos grupos humanos que vienen a la isla el VI y el V milenios aC, una vez llegados debieron encontrarse con un medio completamente natural, poco o nada afectado por posibles presencias antrópicas previas.

Pero, con los datos de es Pouàs, se plantea que no se limitaron a explotarlo, sino que a partir de un determinado momento, fechado a mediados del V milenio aC, empezaron también a modificarlo, introduciendo especies domesticadas de mamíferos que hasta entonces no habitaban la isla.

Varios estudios realizados en medios insulares muestran cómo las colonizaciones de todas las islas tienen en común la modificación de los recursos básicos locales en función del beneficio de las comunidades humanas que se establecen.

Por eso, el primer efecto de un poblamiento humano sobre un medio natural es la regresión de las poblaciones de especies preexistentes, tanto por efecto de su depredación, como también por la modificación de las condiciones de equilibrio originales.

En este sentido, las investigaciones paleontológicas en las Pitiusas muestran que si bien la fauna terrestre no se vio modificada, dada su pobreza de especies durante todo el Cuaternario, no sucedió lo mismo con las aves.

Los paleontólogos han señalado cómo la llegada del hombre supuso un efecto devastador, similar al sucedido en algunas islas del Pacífico, ya que desaparecieron todas las especies de aves de gran tamaño, sobre todo las que tienen su hábitat en el suelo ( Anser n. sp.; Rallus n. sp.) y disminuyeron considerablemente las colonias de aves marinas, a pesar de no llegar al punto de extinción.

Por ahora, no hay ningún dato sobre la posible introducción de especies vegetales domesticadas por este primer poblamiento ibicenco.

Sin embargo, aunque de entrada puede pensarse en el uso del bosque como lugar de pasto, o también de aquellas zonas no forestadas, como los prados húmedos litorales, vinculados a la existencia de marismas o de suelos salinizados, la presión antrópica sobre el medio, con la introducción de rumiantes, junto con la progresiva acentuación de la aridez del clima en esta época, debió promover una cierta deforestación, con el retroceso de las extensiones forestales en beneficio de los matorrales degradados y las maquias, susceptibles de convertirse en pastos para los rebaños domésticos.

Ya hace tiempo que incendios forestales de probable origen antrópico han sido documentados en la segunda mitad del VI milenio y la primera del V a.C.

Esto se ha interpretado como la consecuencia de un sistema económico agropecuario rotativo y seminómada, en el que se hace un uso del fuego con la finalidad de abrir claros destinados al cultivo y al pasto (sistema de talaicrema).

Estos claros son abandonados pasados ​​unos años, cuando se agota el suelo; entonces el grupo humano se desplaza y el bosque se regenera progresivamente.

Por eso, no sería inverosímil suponer que esta presunta primera colonización humana conocida en la isla comportara que se talasen y se quemasen diversas extensiones forestales, quizá con especial incidencia en las llanuras litorales, para convertirlas en pastos.

En cualquier caso, parece que, en función del precario estado de los conocimientos en el siglo XX, este primer poblamiento no tuvo perduración en Ibiza, a diferencia de Mallorca, donde la continuidad de la secuencia estratigráfica de son Matge muestra una persistencia en la frecuencia de ocupación del puesto durante el IV milenio.

Se introdujeron entonces en tierras mallorquinas la fauna doméstica y el utillaje cerámico, lo que podría interpretarse ya como un ensayo de colonización previo al establecimiento permanente y definitivo de población humana en la isla.

Habría que entender, pues, que las frecuentaciones del V milenio quizás condujeran a un ensayo de colonización que sólo en Mallorca tuvo éxito y tuvo continuidad, mientras que Ibiza, sin nuevas evidencias de presencia humana hasta final III milenio, restaría deshabitada o sólo frecuentada por los grupos que se desplazaban en los viajes de ida y vuelta del continente a Mallorca.

(EEiF) Benjamín Costa Ribas [BCR]
Excavación de Can Sergent I, el único monumento funerario prehistórico documentado en la isla de Ibiza
Foto: (EEiF) Jordi H. Fernández Gómez


Can Sergent I, detalle de unos restos óseos humanos en el momento de su excavación

Can Sergent I, detalle de unos restos óseos humanos en el momento de su excavación
Foto: (EEiF) Jordi H. Fernández Gómez

La sima des Pouàs, en Santa Agnès de Corona

La sima des Pouàs, en Santa Agnès de Corona, donde un equipo de la UIB ha realizado excavaciones arqueológicas y paleontológicas
Foto: (EEiF)

Restos de sedimentos extraídos de la sima de Es Pouàs, conservados en el exterior

Restos de sedimentos extraídos de la sima de Es Pouàs, conservados en el exterior.
Foto: (UIB) Universitat de les Illes Balears


👋 Bienvenid@ a la Isla Mágica

Benvingut, Willkommen, Bienvenue, Welcome, Benvenuto


The Magic Island 👋

✈️ 🛳️ 🏨 🚘
Información para tu Viaje a Ibiza

Viajes, Alojamiento, Transporte, Ocio, Restaurantes, Playas, Discotecas, Fiesta, Hoteles, Hostales, Apartamentos, Casas, Turismo Rural, Camping, Vuelos, Barcos, Ferry, Autobuses, Taxis, Alquiler de Coches


🔎 Buscar / Search ››

[ ℹ️ ] Información Turística ››

☎️ Teléfonos, Fiestas locales ››

🛬 Vuelos Baratos ››

🛎️ Alojamiento: Hoteles ››

🚗 Alquiler de coches ››

Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza



Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza


┌ Buscar en Voy@ibiza 🔎 Search ┐


Viaje a Ibiza. Voy a Ibiza

Artículos 📝 📰 en Voy@Ibiza »