Monumentos de Ibiza

hecho en ibiza made in ibiza fet a eivissa





La Catedral de Ibiza

De estilo gótico en sus orígenes, la catedral de la isla adoptó, en posteriores reformas, el estilo barroco.

En el año 1235 las tropas catalanas, mandadas por Guillem de Montgrí, prometieron que si lograban conquistar Ibiza erigirían un templo y debido a esta promesa consagraron una parroquia, que edificaron en el mismo lugar que ocupaba la mezquita de Yebisah.

Su inicial construcción gótica del siglo XIV fue reformada en el siglo XVIII, adoptando entonces un estilo barroco. Su exterior es severo y sobrio, con unos robustos contrafuertes.

El culto está dedicado a Santa María la Mayor o Nuestra Señora de las Nieves, porque las tropas catalanas prometieron erigir un templo en honor de la virgen más cercana al día de la conquista, que fue un 8 de agosto, y Nuestra Señora de las Nieves se celebra el día 5 de agosto.

La Catedral de Ibiza, al igual que la mayoría de las iglesias de ibiza es un edificio sobrio y posee la misma sencillez arquitectónica que la Ibiza rural. Se erigió probablemente sobre la base de algún primitivo templo de Astarté, o sobre los restos de algún templo dedicado a los dioses romanos o aprovechando la antigua mezquita árabe. El templo se iría reconstruyendo a través de las épocas para adaptarlo a las necesidades del pueblo.

En su aspecto actual se observa la mezcla de diferentes estilos. Hacia la mitad del siglo XIV fue levantado un edificio de estilo gótico imperante en la época, con una nave de planta rectangular y un ábside con capillas que rodean el presbiterio dando a la cabecera una disposición poligonal, destacándose el campanario construido en una de las capillas absidiales. Este posee forma trapezoidal, con ventanas ojivales y de aspecto macizo.

En su exterior se puede observar un relieve redondo representando a Santa Tecla. En 1592 se construye una sacristía, con elementos arquitectónicos y ornamentales góticos, que substituye a la anterior. De los siglos XIII 0 XIV sólo quedan las capillas absidiales, la torre y la sacristía.

A principios de siglo XVI, la Universitat contrató a los maestros Jaume Espinosa y Pere Ferro para dirigir una profunda reforma del templo que se encontraba bastante deteriorado. Estas ampliaciones y retoques barrocos se realizaron entre los años 1712 - 1728. En el siglo XIX se construiría el altar mayor.

Se comunica con el Castell por el callejón de Es Sot Fosc, abriéndose a la Plaça del Mirador por un acceso lateral.

La imagen de Las Nieves preside el altar mayor de la catedral ibicenca en una hornacina o retablo en forma de templete o baldaquino. La actual imagen de la Patrona de Ibiza fue realizada en 1937 por el taller valenciano de los escultores Román y Salvador, quienes también realizaron la talla del Cristo Yacente y de la Virgen de los Dolores que se encuentran en la catedral.

En el templo también se venera a San Ciriaco celebrado el citado día 8 de agosto, y quién también es patrono de la isla y de su capital.

En el siglo XVII su interior fue completamente remodelado en estilo barroco. Se puede visitar el Museo de la Sacristía.

La Ciudad fortificada de Dalt Vila: Las Murallas de Ibiza

La ciudad Fortificada de Dalt Vila se encuentra declarada como Patrimonio de la Humanidad-UNESCO. Romanos, vándalos y árabes amurallaron la ciudad desde la antigüedad, pero fue durante la edad media cuando la villa comenzó a adquirir su aspecto actual.

El Portal Nou o Portal de Ses Taules es la entrada principal al recinto amurallado de la ciudad vieja de Ibiza. Se encuentra entre los baluartes de Sant Joan y Santa Llúcia, y fue construido entre 1584 y 1585.

En 1888, el foso que había delante del portal era salvado por unas planchas de madera, que luego fueron sustituidas por un puente levadizo y, a principios del siglo XX, por un puente de obra. El portal está coronado por el escudo y la corona imperial. A ambos lados del portal se encuentran réplicas de las estatuas originales, que se conservan en el Museo Arqueológico.

El espacio ocupado por Dalt Vila es de cerca de setenta mil metros cuadrados. A partir de la calle de Sant Josep se desarrolla el arrabal, en el cual la estrategia defensiva era «casa-muro», es decir, que la misma parte trasera de las casas constituía su protección.

Desde la primera mitad del siglo XVI el arrabal contó para su defensa con dos torres de base circular y un foso.

Ruinas Púnicas y Romanas de Ses Paisses

Este conjunto monumental corresponde a las ruinas de un asentamiento rural de las épocas púnica y romana que fue fundado a mediados del siglo V a. C. y que continuó perviviendo durante el alto y bajo Imperio romano, la época de Bizancio, hasta el s.VIII.

Se halla situado ante la impresionante mole del islote de Es Vedrá, lugar que desde siempre ha sido relacionado con lo mágico, magnético, sitio realmente interesante.

Excavado entre los años 1917 y 1982-1985 se compone de un gran edificio para la vivienda y para el desarrollo de diversas industrias agrarias en un buen estado de conservación, otro muy destrozado y 2 necrópolis, una de la época púnica y otra de época bizantina.

El edificio principal adquiere en el siglo I aC estructura y proporciones de una verdadera villa romana con unos 900 m2 que se organizaba alrededor de un gran patio central cuadrado.

Destaca además una gran cisterna excavada en la roca y perfectamente visible en el extremo NO de la casa.

La necrópolis púnica de ibiza estaba compuesta por una veintena de tumbas del tipo hipogeo.

El asentamiento fue fundado en la segunda mitad del siglo V aC en plena época púnica y continuó su existencia durante todo el alto imperio, el bajo imperio, la época bizantina hasta principios del siglo VIII de la era cristiana.

El sistema de cultivo de "Ses Feixes" consistía en una serie de canales que establecían un sistema de riego por capilaridad. Los canales delimitaban las diferentes parcelas, a las que se accedía mediante un portal.

Los musulmanes introdujeron en las Pitiüses gran parte de las técnicas de extracción y almacenamiento de aguas. Prueba de ello es que la mayor parte de palabras que hacen referencia a estos elementos son de orígen árabe: sínia, safareig, sèquia, aljubs...

El poblado fenicio de Sa Caleta, ubicado en el término municipal de Sant Josep de sa Talaia, fue fundado a finales del siglo VIII aC. Declarado como Bien de Interés Cultural y en 1999 declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Excavado entre finales de los 80 y principios de los 90. El asentamiento fue fundado por fenicios, buscadores de metales procedentes del Sur de la Península Ibérica, en las primeras décadas del año 600 aC.

En las últimas décadas del mismo siglo estos fenicios cambian de lugar para en el nuevo asentamiento fundar la ciudad que hoy conocemos como Ibiza. Era un núcleo con un entorno más apto, perdurando hasta nuestros días.

Torres de defensa costeras


A partir del siglo XVIII, bajo el reinado de Carlos III, se comenzaron a construir las torres de defensa costeras con finalidad de crear un sistema defensivo en todo el litoral. Cuentan con dos pisos abovedados, y la planta baja era el polvorín.
Torres de Defensa
Torre de ses Portes: Situada en la punta del mismo nombre, la cual, juntamente con la Punta des Ram, configuran el extremo Sur de la isla de Ibiza. Aunque es muy posible que fuera construida en el siglo XVI, la primera noticia histórica que da fe de su existencia data de 1620 y procede del manuscrito del cronista Vicent Nicolau.

Torre de Compte: Es también conocida como torre d´en Rovira y está situada en la parroquia de St. Agustí mirando a los islotes de S´Espartar hasta Conillera.

Se trata de un proyecto del ingeniero Ballester hacia 1756 ejecutado en 1763 por el ingeniero García Martínez. Levantada para dar protección a la costa desde Cap Nonó hasta es Vedrá.

Torres d'en Lluc: Fortificación defensiva de la edad Media, de cuyos restos se conservan las bases de 2 torres unidas por una muralla con un grosor de 1.85 m y 1.90 m, situadas sobre el acantilado de Albarca en Sant Mateu, y zona conocida como es Alls.

Torres de defensa prediales


Se trata de pequeñas fortalezas "familiares" utilizadas por los habitantes de una alquería o predio, de ahí el adjetivo predial.

Las torres de defensa de este tipo, eran de carácter militar y concebidas por iniciativa estatal, la función principal de estas fortificaciones rurales no era la de servir de lugar de vigilancia ni de construir para hacer frente a un eventual ataque enemigo, sino de dar seguro refugio a los habitantes del campo durante los "razzias" piratas, tan frecuentes como fugaces, el objetivo principal era siempre la captura de prisioneros, que eran utilizados como moneda de cambio o como mercancía en los mercados esclavistas.

Se construyeron entre en los siglos XV y XVIII y suelen localizarse en sitios poblados y con producción agrícola, normalmente se encuentran integradas en la casa.

Son de forma circular o cuadrangular y se componen de dos plantas con cubierta abovedada. Dos pisos rodeados, la planta baja era el polvorín. La puerta de acceso se situaba a la altura del primer piso.

A partir del 1867 el Ministerio de Guerra las transfirió a Hacienda, tras decidir disolver el Cuerpo de torreters. Desde este momento los propietarios de los terrenos donde se encuentraban localizadas los han destinado a varios usos.

Necrópolis Púnica de Puig des Molins

El Puig des Molins fue el cementerio de la ciudad de Ibiza durante toda la Antigüedad. Está situado a 500 m a poniente del Puig de Vila, donde está emplazada la ciudad desde su fundación en el siglo VII a.C.

La colina del Puig des Molins forma parte de un pequeño macizo montañoso, formando una pequeña carena con tres elevaciones. Recibe el nombre de Puig des Molins debido a la existencia de molinos de viento en su cima desde al menos el siglo XIV, hoy en desuso.

La parte baja de la ladera, fue el lugar que los fenicios, fundadores de la ciudad de Ibiza, a mediados del siglo VII a.C., eligieron como cementerio de sus difuntos. El cementerio inicial ocupaba unos 10000 m2 de extensión, desde ese momento y durante toda la Antigüedad, fue donde se emplazó la necrópolis urbana. Como es habitual en las ciudades fenicias, el espacio de los vivos y el de los muertos estaba próximo, aunque separados por un accidente geográfico, en nuestro caso una pequeña vaguada, formada por las actuales calles de Joan Xicó, Tanit y Joan Planells.

En época púnica, desde fines del siglo VI hasta mediados del siglo IV a.C., el cementerio experimentará un enorme crecimiento como consecuencia del desarrollo de la ciudad, llegando a superar las 5 Ha. Las sepulturas se distribuyen por toda la vertiente septentrional, desde la cima, que constituye el límite físico del antiguo cementerio, hasta el llano situado al pie, donde se instaló un conjunto de talleres artesanales que elaboraban cerámica y que, en época romana abandonada la actividad artesanal, se convirtió en la zona de expansión de la necrópolis a lo largo de la época imperial hasta la Antigüedad Tardía. En época romana (siglos I-V d.C.), el área cementerial se extiende hasta alcanzar la avenida España, e incluso la calle Aragón en los siglos de la Antigüedad Tardía (VI-VII d.C.).

Uno de los elementos más característicos de la necrópolis son los hipogeos, que constan de un pozo rectangular de acceso y de una cámara subterránea, generalmente de forma cuadrangular.

Muchos de sus pozos fueron utilizados por los campesinos, en época moderna y contemporánea, para plantar árboles frutales, sobretodo olivos, que actualmente confieren al lugar su característica fisonomía. Debido a la cobertura de sedimentos y vegetación, exteriormente sólo son visibles unos 350-400 hipogeos; sin embargo, a partir de los muestreos de densidad realizados en diversos sectores, el número real se estima en torno a los 3000, sin contar otros tipos de sepultura.

Actualmente, y debido a la interrupción de las labores agrícolas, toda la superficie del yacimiento se encuentra cubierta por una capa de sedimento y una espesa vegetación arbustiva silvestre, que ocultan la mayor parte de las sepulturas. Exceptuando la casa payesa de es Porxet, los únicos elementos en superficie sobrepuestos al yacimiento original son algunas paredes de piedra seca levantadas en el siglo XIX para hacer bancales de cultivo y desmontadas a principios del siglo XX, en el transcurso de las grandes campañas de excavaciones arqueológicas, y unos polvorines, una garita y algunos restos de escaleras, bancales y estructuras que perduran en el que fue sector militar.

El rápido crecimiento de la ciudad en los 60, 70 y primera mitad de los 80 del siglo XX, y la protección -aunque parcial e insuficiente- ejercida sobre el yacimiento, ha motivado que esta zona haya quedado como un área verde del ensanche urbano, libre de edificaciones.

Cabe señalar, que desde la Antigüedad hasta el siglo XX, muchos de los hipogeos fueron objeto de saqueo por parte de “ladrones de tumbas” y “buscadores de tesoros”, cuyo efecto más visible fue el de horadar las paredes laterales de muchas cámaras para poder pasar a las contiguas. Hoy en día este tipo de alteraciones, se consideran como testimonios de indudable valor histórico, que ilustran otras actividades humanas realizadas en el yacimiento.

En definitiva, hoy puede afirmarse que el Puig des Molins no solo es la necrópolis antigua más importante de la isla, sino también el lugar que ha proporcionado las series de materiales más numerosas y variadas, convirtiéndolo en el mayor yacimiento arqueológico de las Pitiusas y en hito fundamental para la investigación y reconstrucción de la historia de la ciudad y la isla durante la Antigüedad.

Por otra parte, las 5 ha. conservadas de superficie original, actualmente la convierten en la principal necrópolis púnica existente en el Mediterráneo. Por ello fue incluida en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, “Ibiza Biodiversidad y Cultura” 1999. Museo Monográfico del Puig des Molins

El Castillo de Ibiza

Es una edificación que culmina el Puig de Vila. Hasta la construcción de las murallas renacentistas se trataba de un verdadero castillo y se diferenciaba claramente de la almudaina, yuxtapuesta a poniente y como el castillo, bordeada por cintas de muralla y torres.

Las fases histórico-arquitectónicas del sector que siglos después correspondería al castillo medieval de Ibiza, en época antigua, son conocidas muy escasamente. De hecho, los únicos datos que por ahora están disponible derivan de algunas intervenciones arqueológicas de urgencia llevadas a cabo en los años 1988 y 1989 con motivo de unas reformas del castillo y de la almudaina realizadas bajo los auspicios del Ministerio de Cultura.

De estos datos se deduce la posibilidad de que algunos edificios, importantes y seguramente públicos, se instalasen en la parte que debía corresponder a la almudaina medieval, lo que no sorprende dado que es allí donde está la parte culminante del Puig de Vila (82 m de altura).


Detalle del recinto amurallado


Bienvenido a la Isla Mágica

Benvingut, Willkommen, Bienvenue, Welcome, Benvenuto


The Magic Island

Información para tu Viaje a Ibiza

Viajes, Alojamiento, Transporte, Ocio, Restaurantes, Playas, Discotecas, Fiesta, Hoteles, Hostales, Apartamentos, Casas, Turismo Rural, Camping, Vuelos, Barcos, Ferry, Autobuses, Taxis, Alquiler de Coches


Buscar / Search ››

Información Turística ››

Teléfonos, Fiestas locales ››


Guía de Ibiza - Guia d'Eivissa

IBIZA - EIVISSA - IBIZA



Artículos (informes) en Voy@Ibiza »