Isidor Macabich

Personajes de Ibiza


hecho en ibiza made in ibiza fet a eivissa





Isidor Macabich (I)

La vida de un sacerdote ibicenco
Isidor Macabich Llobet nació en la ciudad de Ibiza el 10 de septiembre de 1883, en una familia medianamente acomodada. La rama materna era ibicenca y antigua, pero el apellido Macabich -que desapareció de la isla con su muerte- tenía orígenes lejanos, probablemente eslavos. Sin esta procedencia, la familia de su padre debía haber arraigado hacía tiempo en España, porque su abuelo Isidor Macabich y Pavía, oficial de marina, era natural de Cartagena.
Tras recibir una educación primaria más o menos normal, ingresó, muy joven aún, en el seminario diocesano. Su vocación religiosa, un poco influida inicialmente, tal vez, por algunos problemas familiares, maduró con el tiempo y se confirmó con la ordenación sacerdotal (1907). Esta educación eclesiástica, recibida sobre todo en Ibiza (salvo una corta estancia en Figueres), sin pasar por la universidad, marca los límites y la magnitud del esfuerzo que representa su obra en todos los campos.

Durante los años de seminario ya se habían empezado a manifestar las aficiones históricas y poéticas que veremos despliega después. Como cura, continuaría igualmente las actividades de proyección pública que había iniciado de seminarista: escuelas nocturnas gratuitas, asociaciones religiosas, culturales o, incluso, sindicales, etc. Isidor Macabich fue un sacerdote "militante" en la efervescencia social y política que desembocaría en la guerra civil, y la enfocó siempre desde una perspectiva marcadamente decantada a la derecha. Esto le valió, pasado el conflicto, las simpatías de los círculos oficiales.

Las clases en el Seminario y y en el "Instituto Nacional" y, sobre todo, el periodismo fueron para él otros caminos constantes de influencia sobre la marcha de la sociedad ibicenca, a los ojos de la cual, querido y respetado, se convirtió en un auténtico símbolo.

En el año 1913, decidido ya su interés por la historia, había sido designado canónigo archivero, cargo que ocupó durante muchos años y que le permitió registrar a fondo el archivo de la catedral de Ibiza. En 1951 es arcediano; en 1953, arcipreste, y en 1960, después de un breve periodo como vicario capitular, vacante la sede de Ibiza, prelado doméstico del Papa. Éstas son las metas de su sencilla vida sacerdotal, que se extinguía en una clínica de Barcelona el 21 de marzo de 1973.
Isidor Marí (UOC, UOC)

El poeta
En mayor o menor medida, Isidor Macabich cultivó la poesía a lo largo de su vida, desde 1901 hasta bien cerca de su muerte. Ésta es la producción literaria más extensa, constante y sólida que nos ha dejado

La primera característica que hay que notar es que -como la historia y el costumbrismo- las poesías de Macabich nacieron para la prensa local antes de ser "espigadas" y pasar al libro. Surgen de Ibiza y vuelven: es un círculo limitado de perspectivas que afecta a todos los niveles de la creación. Ésto y la relativa falta de lecturas explicaría que su poesía muestre pocas coincidencias con las corrientes literarias del siglo XX. La misma vacilación lingüística de Isidor Macabich puede entenderse mejor si contamos con el público que tenía delante y los canales que usaba para comunicarse con ellos.

Isidor Macabich (II)

Durante una primera etapa -que podemos hacer llegar a 1929- es evidente el predominio de la lengua castellana. Los pocos poemas en catalán son extremadamente dialectales.

La proporción se invierte -predominio absoluto de los poemas catalanes, de lengua más unitària- entre los años 1930 y 1936. A partir de 1937 y hasta el 1960, vuelve a darse la vuelta la relación: la poesía castellana es, con mucho, la más abundante. En cambio, del 1961 en adelante, predominan de nuevo los poemas en catalán, radicalmente. Los resultados de tantas alternativas, reflejados en el volumen citado de Obra literaria, son de calidad muy desigual. La obra castellana -escrita en una lengua aprendida en los libros- tiende a ser rimbombante y barroca, y supera pocas veces la tónica de los versificadores de prensa.

Es en la lengua que hablaba normalmente, que Isidor Macabich nos ha dejado una obra poética interesante. En primer lugar, porque representa la incorporación de Ibiza en la literatura catalana. Pero sobre todo porque con este vehículo lingüístico -más vivido y adecuado a la temática, el ambiente y el público- llega a expresar aspectos de la vida ibicenca con una gran frescura (pensemos en las evocaciones medio alcoverianes de S'aufabeguera o Espejismos, y los sentimientos más íntimos se traducen con una tensión verbal a veces considerable (algunas Vesprals, por ejemplo).
Randa. Cultura e historia en Mallorca, Menorca e Ibiza (Barcelona, Curial, 1976).

El valor de un trabajo
Dependiendo del punto de vista que se adopte al hablar de la obra de Macabich, podemos aplicarle los calificativos más diversos y contradictorios. Visto dentro del limitado espacio cultural de nuestra isla, en relación con las escasas aportaciones precedentes, su dimensión deviene gigantesca. Si la observamos, en cambio, en el conjunto del mundo intelectual de su tiempo, adquiere unas proporciones mucho más naturales, y la dirección de su esfuerzo nos puede parecer perfeccionable en muchos aspectos.

De cualquier manera, resultaría pueril ponerse a hacer recuento de las empresas interesantísimas que habría podido llevar a cabo si su formación o su ideología hubieran sido otras.

Dejando a un lado, pues, tanto las ficciones que querrían rehacer su larga vida con unos supuestos diferentes, como las mitificaciones exageradas, debemos reconocer la gran importancia de la obra de Isidor Macabich como punto de partida para nuevas investigaciones más profundas, amplias y críticas. Sus escritos son aún la puerta por donde debe entrar todo el que quiera conocer Ibiza. Ojalá si la traspasáramos con el entusiasmo que él tenía, y que nuestro esfuerzo fuera tan constante como el suyo.
Randa. Cultura e historia en Mallorca, Menorca e Ibiza (Barcelona, Curial, 1976).

Isidor Macabich (III)

Sobre las canciones campesinas, a Del cancionero ibicenco
Esas canciones (que dentro de se su general prosaísmo guardan no pocas bellezas, que ahora no tenemos que analizar, y en último caso su belleza de ses rosas humildes y espontáneas) son algo íntimo y inseparable de sa nuestra vida campesina.

"Tots en saben i en diuen, de cançons, pròpies i apreses d'altri. Ses mares adormen es infants cantussant-les amorosament. Elles acompanyen sa tasca de sa gent feinera; les diuen joves i al·lotes ses tardes de festa i ses nits de vetla a sa fresca de sa porxada o prop d'es tions que flamegen dins sa cuina. Són obligat complement de tota vertadera festa. Les mormolen es veis arrufats per dins ses cases; les parlotegen es menuts, pasturant es bestiar per ses marines..."

Son bellos romances caballerescos, de honda raíz catalana, ecos lejanos de la antigua juglaría; narraciones de hechos diversos; vidas de santos, glosas sentenciosas, cantos de enamorados; o sátiras, o enseñanzas doctrinales, y oraciones contritas, y gozos de alegría religiosa ... Son hechos casi siempre por gente que no sabe de letra. Su factura general es de romance octosílabo, pero aconsonante o asonante, indistintamente, no sólo los versos pares, sino también los impares. Al cantarles o recitarlos, se funden frecuentemente la última vocal de un verso y la primera se alteran, y así se regularizan versos que, escritos, resultan demasiado largos.
La Ibiza de Isidor Macabich. Antología breve (Ibiza, Instituto de Estudios Ibicencos, 1980)


Bienvenido a la Isla Mágica

Benvingut, Willkommen, Bienvenue, Welcome, Benvenuto


The Magic Island

Información para tu Viaje a Ibiza

Viajes, Alojamiento, Transporte, Ocio, Restaurantes, Playas, Discotecas, Fiesta, Hoteles, Hostales, Apartamentos, Casas, Turismo Rural, Camping, Vuelos, Barcos, Ferry, Autobuses, Taxis, Alquiler de Coches


Buscar / Search ››

Información Turística ››

Teléfonos, Fiestas locales ››


Guía de Ibiza - Guia d'Eivissa

IBIZA - EIVISSA - IBIZA



Artículos (informes) en Voy@Ibiza »