Balàfia (Sant Llorenç)

hecho en ibiza made in ibiza fet a eivissa





Sant Llorenç de Balàfia (San Lorenzo) - I

El poblado de Balàfia
Situado en Sant Llorenç de Balàfia fue declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) con la tipología de conjunto histórico, por acuerdo del Pleno del Consell Insular d’Eivissa y Formentera en fecha 17 de diciembre de 1996.

Se trata de un conjunto de siete casas rurales agrupadas, situado a poca distancia en dirección noreste del pueblo de Sant Llorenç de Balàfia, formando una aglomeración alargada de aproximadamente 110 m., que deja en medio de algunas de ellas una calle, empedrada en algunos tramos, sinuoso y quebrado de carácter comunal.

Todas las casas son del más puro estilo de la arquitectura tradicional ibicenca, aglutinada con pequeñas ventanas, techos planos de arcilla a diferentes volúmenes yuxtapuestos, hornos para la cocción familiar del pan y cruces pintadas con cal sobre las puertas o ventanas. Dichas cruces tienen una función protectora contra influencias negativas.

Dos de las casas, lo cual es uno de los detalles más significativos del conjunto, tienen típicas torres rurales de refugio, de cuerpo cilindro-cónico. Estas dos torres son conocidas como “Torres de Balàfia” y fueron construidas para servir de refugio a los habitantes de las casas en caso de ataques piratas. Puede afirmarse que el conjunto mantiene su pureza original y que es uno de los más bellos y significativos en su género de las islas Pitiusas.

El origen histórico de Balàfia, igual que en la gran mayoría de casas rurales ibicencas, es difícil de determinar por falta de noticias históricas. No se descarta, pero, que su origen pueda situarse en el periodo islámico.

Ubicación
Una vez alcanzada la iglesia del pueblo de Sant Llorenç, se podrá acceder a través de un camino de tierra situado en la parte posterior de la iglesia. Unos cientos de metros después, se encontrarán un cartel indicador que llevará a los visitantes hasta el mismo “Conjunto Rural de Balàfia”.

Pla (llano) de Balàfia
Los aluviones del torrente de Labritja y otros que fluyen han configurado unos suelos fértiles y bien desarrollados, aprovechados intensamente para actividades agrícolas. Se pueden encontrar huertos allí donde hay suficiente disponibilidad de agua, y cultivos de cereales con árboles (algarrobos, almendros, etc.) en las tierras de secano.

El poblamiento en esta zona parece que siempre ha sido relativamente denso, y hoy todavía es una zona bien poblada, sobre todo cerca de la carretera de Ibiza a San Juan, que atraviesa la zona paralela al torrente. Casi todo el pueblo de San Lorenzo se encuentra sobre el llano (pla) de Balàfia, así como también una pequeña parte del pueblo de Santa Eulalia (la venda (*) des Novells). Josep Antoni Prats Serra [JPS], Enric Ribes y Marino [ERM]

Fuente de Balàfia
Se trata de una fuente situada en la venda (*) de Balàfia de Dalt, cerca del núcleo de Balàfia. Se celebraban bailes el día 10 de agosto, fiesta de San Lorenzo. Joan Marí Tur [JMT]

Torres de Balàfia
El pavorde de Santa María había escogido las torres de Balàfia para hacer el segundo templo del quartó de Santa Eulalia cuando tuvo lugar el poblamiento acelerado del siglo XVIII, pero el arzobispo de Tarragona prefirió que se levantara más cerca de los lejanos pobladores de sa Cala, y por ello determinó hacerlo en la subida de Labritja. Sin embargo, al hacerse la división parroquial (1785), la venda (*) de Balàfia se convirtió en la parroquia de San Lorenzo, en memoria del santo mártir patrón de Estadella, localidad natal del obispo Manuel Abad y Lasierra, que la erigió y siendo la nueva iglesia se construyó en la zona de las torres de Balàfia.

Desde entonces, Balàfia pasó a ser una de las vendas (*) parroquiales.

Las torres de Balàfia son uno de los conjuntos de casas más vistosos de toda la isla, por el emplazamiento y por las tres torres, en otros puntos no tanto numerosas.
Joan Marí Cardona [JMC]

Sant Llorenç de Balàfia (San Lorenzo) - II

Pueblo del centro norte de la isla de Ibiza, del término municipal de Sant Joan de Labritja. Sus límites son los pueblos de San Juan Bautista por el N, San Carlos por el NE, Santa Eulalia del Río por el SE, Santa Gertrudis por el SO y Sant Miquel de Balansat por el NO. Su nombre proviene de la antigua alquería de Balàfia, un conjunto de zonas medievales que frecuentemente fueron acosadas ​​por las razzias piratas. Bien cerca su erigió el templo de San Lorenzo mártir, a partir del decreto de construcción parroquial de 1785.

El pueblo se divide en las vendas (*) de Balàfia de Dalt, Balàfia de Baix, Bellmunt, ses boletes de Dalt, ses boletes de Bauix, Canadella, es Codolar, es Forn Blanc, Porrals, Safragell y Santa Lucía. Sant Llorenç de Balàfia es uno de los tres pueblos de la isla de Ibiza sin costa.

Historia
Los orígenes históricos de San Lorenzo arraigan en la época púnica, según atestiguan los diversos yacimientos arqueológicos, y así hay que apuntar el asentamiento rural púnico y romano de Safragell. Estos primeros asentamientos se localizaron en las principales zonas agrícolas, y se prolongan a lo largo de los tiempos, siguiendo un poblamiento disperso que ha llegado y continúa en la primera década del siglo XXI. El territorio debió continuar habitado a lo largo del Imperio romano, y los períodos vándalo y bizantino, hasta la llegada del Islam en el siglo X, lo que supuso el principal cambio ocurrido hasta la llegada de los catalanes en el s XIII. Durante ese periodo la mayor parte del territorio pertenecía al quartó musulmán de Xarc y se llevaron a cabo diversas obras hidráulicas, como el canal de Canadella y, seguramente, la desecación y la puesta en cultivo de nuevas tierras de la llanura.

De periodo de los musulmanes derivan varios nombres como los de las vendas (*) de Safragell, que proviene de la alquería de Zafargell; de sa Boleta, que es originaria de la alquería Bolagtar, y Canadella, de la alquería homónima. Con la conquista de 1235, la que los primeros años del siglo XXI es la parroquia de San Lorenzo formó parte del nuevo quartó feudal de Santa Eulalia, bajo el señorío de la Corona. Además, la venda (*) de Porrals y parte de la des Codolar pertenecían a la de Labritja.

Durante el período moderno las fértiles llanuras de San Lorenzo y su conexión con las de Morna, Atzaró y Santa Eulalia, que permitían un fácil ataque y una rápida huida, supusieron que muy a menudo fuera objetivo de las incursiones piratas que se internaban hasta en Balàfia y prendían fuego a las casas, lo que supuso la construcción de las torres prediales que datan del s XVII.

Como el resto de la isla, el territorio vivió el periodo de debilidad económica y demográfica que supuso la primera parte de la época moderna, y también su reposición a finales del siglo XVII a pesar de la proliferación de enfermedades que debían originarse en las zonas húmedas, la desecación de las que significó la puesta en cultivo de nuevas tierras.

A principios del siglo XVIII, Balàfia era una parte de la venda (*) de s'Església de la vicaría de Santa Eulalia, que pronto se configuró como una venda (*) independiente que comprendía las antiguas alquerías y haciendas de sus alrededores.

También a lo largo del s XVIII se pusieron en cultivo las partes bajas de las montañas, rompiendo tapones de costra caliza.

El incremento demográfico llevó a la Iglesia a plantearse la construcción de un templo cerca de Balàfia; al inicio del siglo XVIII el pavorde (El pavorde era el prepósito o administrador general del capítulo del Arzobispado de Tarragona.
Era un canónigo nombrado por el arzobispo para representarlo en la jurisdicción civil y criminal que tenía sobre los habitantes de una villa) de Santa María de Ibiza, José de Valencia, escogió las torres de Balàfia para levantar la segunda iglesia que se proyectaba en el quartó de Balansat; la voluntad expresa del arzobispo de Tarragona (1726) llevó a levantarla a la subida de Labritja, en cas Ripolls, para que los pobladores de sa Cala también pudieran servir.

Sant Llorenç de Balàfia (San Lorenzo) - III

El hecho de que en 1720 los habitantes de la zona ya hubieran construido una capilla en la parte superior de la subida de Labritja, donde Antoni Marí "Milán" había dado una finca para tal uso, hicieron que tras varias disputas se construyera el templo raíz en la capilla de Labritja, conocida después como iglesia de San Juan Bautista. En 1785 se constituyó la parroquia de San Lorenzo y se inauguró el templo en 1797. Hay que pensar que la elección de la advocación de San Lorenzo se debe a que el santo es el patrón de Huesca y también lo era d'Estadella , pueblo donde había nacido el obispo Abad y Lasierra, autor de la división parroquial de la isla de Ibiza. La tradición dice que, justamente en can Pere Mosson, se estableció de manera provisional la parroquia y allí se dijeron las primeras misas mientras se acababa el templo parroquial. En 1789 una real orden constituyó en la parroquia la alcaldía, de la que no quedan documentos; en 1809 se presentó la petición firmada por los alcaldes del campesinado en la que pedían la supresión del Decreto de Nueva Planta y el retorno a los usos y las costumbres antiguas. Aquella organización administrativa continuó de iure hasta la constitución del ayuntamiento de San Juan Bautista, en 1833.

A finales del siglo XVIII, los reformistas ilustrados, encabezados por el obispo Manuel Abad y Lasierra y su mano derecha Miquel Gaietà Soler, llevaron a cabo una serie de reformas en la zona rural ibicenca, como la creación de nuevas fincas, la desecación de zonas húmedas y la plantación de árboles. Esta serie de medidas afectó directamente a San Lorenzo, donde se ordenó la desecación y la canalización de buena parte de los torrentes de la parroquia, además del intento inútil de agrupar la población alrededor del nuevo templo. El año 1835 hubo una conspiración carlista en la isla, entre cuyos miembros se encontraban Josep Bonet "Rotes", el presbítero Bartolomé Ferrer, José Manuel Regato y Vicent Torres "Pierna". Este último era el cura de San Lorenzo y fue condenado a seis años de servicio en los hospitales de Cuba.

Durante el período contemporáneo, San Lorenzo continuó en la inercia histórica de la isla, a pesar de los pequeños cambios que se iban introduciendo, como la carretera de Ibiza a San Juan, de 1885, la puesta en cultivo de nuevas tierras y nuevas técnicas, e incluso el intento de elaboración de cal de forma industrial en una fábrica en la venda (*) de Safragell.

Durante la dictadura de Primo de Rivera tuvo lugar un fuerte movimiento para segregarse del Ayuntamiento de San Juan y, así, en 1927 se celebraron varias reuniones, a una de las cuales asistieron más de cincuenta cabezas de familia, todos fueron multados por el alcalde con 15 pesetas cada uno por no haber pedido permiso de reunión; los vecinos de San Lorenzo pidieron asesoramiento a ex secretario Bartomeu Escandell y son comisionadas dos personas para ir a Mallorca a entrevistarse con el gobernador; uno de los firmantes de la petición fue Antoni Serra Roig "Vaquilla" y el nombre que proponían para el nuevo municipio era San Lorenzo Mártir. El movimiento secesionista acabó a finales de 1928 cuando fue designado alcalde de San Juan Llorenç Pere Joan Marí "Sitges", persona dialogante y que comprendió las reivindicaciones de San Lorenzo.

Aunque el conjunto de cambios habidos durante el último medio siglo a raíz de la llegada del turismo y pese a la bajada de la agricultura, San Lorenzo ha continuado manteniendo su patrimonio paisajístico y cultural. En el s XX se llevó a cabo una vasta tarea educativa que incrementó de forma exponencial la alfabetización de la población. La sociedad mantiene en buena medida los rasgos característicos de identidad de la agricultura tradicional. Asimismo, cabe destacar que los últimos tiempos empezó a reaparecer una cierta actividad agrícola tradicional como ejemplo de la recuperación del patrimonio. [JaMC]

Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera (EIF)
Fotos: Ajuntament de Sant Joan, EIF, superior: yusteibiza (yusteibiza.es)
(*) Venda: Partida de los antiguos "quartons" de Ibiza y, desde su creación el año 1785, de las modernas parroquias o términos rurales de Ibiza y Formentera, que comprenden casas y caseríos diseminados.



Bienvenido a la Isla Mágica

Benvingut, Willkommen, Bienvenue, Welcome, Benvenuto


The Magic Island

Información para tu Viaje a Ibiza

Viajes, Alojamiento, Transporte, Ocio, Restaurantes, Playas, Discotecas, Fiesta, Hoteles, Hostales, Apartamentos, Casas, Turismo Rural, Camping, Vuelos, Barcos, Ferry, Autobuses, Taxis, Alquiler de Coches


Buscar / Search ››

Información Turística ››

Teléfonos, Fiestas locales ››


Guía de Ibiza - Guia d'Eivissa

IBIZA - EIVISSA - IBIZA



Artículos (informes) en Voy@Ibiza »