Buscastell, Ibiza, es Broll


hecho en ibiza made in ibiza fet a eivissa





Ca n'Aneta (Bar Anita)    Sa Caleta    La Revista (Salines)    Cuevas de Ibiza    Balàfia (Balafia)    Es Amunts    Isla de sa Conillera    Gran Hotel Montesol    Casetas Varadero    Aquarium Cap Blanc    Es Pla de Corona    Sa Penya Esbarrada    Isla de Tagomago    Buscastell, es Broll    Molinos de Ibiza



Buscastell, Ibiza (Eivissa)

Buscastell (I)

La etimología de Buscastell no es muy clara ni ha suscitado acuerdo entre quienes la han estudiado. En 1989, Joan Coromines dudaba de si este topónimo ibicenco era autóctono o no, y más recientemente (1995) se inclina a considerarlo mozárabe, pero de formación paralela a dos topónimos del Ripollès y de la Selva y al Busquistar de las Alpujarras. Según Coromines deben provenir de Burg-Kastell (castillo del burgo). Por otra parte, dos investigadores ibicencos mantienen hipótesis enfrentadas sobre el origen de este topónimo. Mientras que para Felip Cirer se trata de un nombre de importación catalana, para Enric Ribes es un topónimo autóctono cuyo origen puede no ser paralelo a los otros dos topónimos catalanes, ya que la influencia de las lenguas germánicas no es la misma en Ibiza que en Catalunya (lengua gótica que actuó como superestrato durante cuatro siglos, en el Principado, pero en cambio de dominación vandálica y efímera durante un siglo en Ibiza). Éste, pues, se inclina más hacia un etimono de la voz "CASTELLI" (torrente del castillo). El castillo sería el monte de Alcalá -situado en la cabecera del Torrent-, cuyo nombre los árabes habrían traducido del romance ibicenco en su lengua sin problemas, mientras que la voz "CASTELLI" habría sido interpretado como un topónimo precedido del artículo, de donde vendría el Buscastell actual. [ERM]

El valle de Buscastell, localizado en el actual término de San Antonio, tiene unos 4'5 km de largo acondicionados para el riego, y por su fondo corre el torrente del mismo nombre, que va a desembocar en la bahía de San Antonio. La fuente des Broll, el acuífero más importante y regular de la isla, situado en la cabecera del valle, alimenta un sistema hidráulico de origen andalusí, aún en funcionamiento hoy en día.

Según el "Memoriale divisionis" -documento que establece la partición de la isla en cuatro "quartons" para su reparto entre los magnates que participaron en la conquista feudal de la isla-, el valle de Buscastell quedaba incluida dentro del distrito administrativo andalusí de Burtuman, que se corresponde, con alguna ampliación de territorio producida después de este reparto, con el "quartó" de Portmany.

Las alquerías de Benirroym y de Benimaimó -topónimos derivados de los nombres de un clan árabe (Banu @ Rua'im) y de un clan bereber (Banu @ Maymu @ n) - aparecen en el Memoriale divisionis dentro del quartó de Portumany. Son estos grupos de campesinos andalusíes los que construyeron el sistema hidráulico y lo compartieron.

El topónimo de Benimaimó se conserva en la toponimia de la zona y la alquería aparece documentada el s XIII, junto con Alcalá y Forada -posiblemente también nombre de un clan bereber-, como colindante de Benirroym. El topónimo de Benirroym no se conserva en la actualidad, pero un documento del 1300 menciona el torrente de los molinos de Benirroym y otro del 1,394 lo sitúa en el cobertizo de en Buscastell colindante con las alquerías de Forada, Alcalá y Benimaimó -topónimos que sí que se conservan en el nombre de tres "vendas".

Finalmente, un documento de la segunda mitad del s XIII identifica la alquería de Benirroym con la "que fue de en Buscastell". Según el Memoriale divisionis, el quartó de Portumany no tenía molinos, pero en la documentación inmediatamente posterior se mencionan al menos cuatro diferentes, y la prospección arqueológica ha demostrado que los molinos del sistema hidráulico fueron ya concebidos en su diseño desde el inicio. De la segunda mitad del s XIII se tienen referencias documentales de cuatro molinos diferentes: cuatro personajes pagaban censo por dos molinos en Buscastell y Pedro Garcés pagaba otro censo por otrosdos molinos en el mismo lugar. Documentación posterior hace referencia a autorizaciones para construir cuatro molinos en Buscastell. Debe interpretarse a partir del análisis documental y arqueológico que se trata de reconstrucciones de los antiguos molinos.

Mediante la reconstrucción planimétrica del sistema hidráulico del valle de Buscastell se puede distinguir lo que fueron el diseño y el perímetro originales andalusíes del sistema, de 6'4 ha de superficie irrigable, de las ampliaciones posteriores. El sistema hidráulico andalusí de adapta a la morfología del valle, y crea espacio irrigado en terrazas alargadas en el fondo del valle o, cuando ésta se ensancha, en terrazas sus vertientes.

El diseño original andalusí, pues, parte de una observación previa del terreno, a partir de la localización del acuífero y de las pendientes, para establecer las líneas de rigidez o acequias del sistema, a partir de las cuales se determina tanto el espacio irrigable como el emplazamiento de los molinos. Al inicio, dos acequias, situadas a ambos lados del cauce del torrente, recogen el agua del pozo artesiano de es Broll.

La acequia de la esquina izquierda del torrente permitía regar una serie de parcelas, el turno de agua que debía ser acumulada en el lavadero de s'Amarador. La razón para acumular esta agua era el hecho de que este brazo de la acequia queda interrumpido aquí. La otra acequia, tras recorrer un tramo del lecho del torrente sin regar, ya que en este tramo no hay espacio condicionable para el riego, llega al molino de sa Plana, instalado sobre la acequia.

El desnivel del molino, que provoca que la acequia quede al nivel del torrente a la salida del cárcavo, es aprovechado para hacer que éste atraviese el torrente por su mismo lecho sin necesidad de construir ningún acueducto. Esto hace que un grupo de parcelas por debajo del molino quede excluido del circuito de la acequia, pero puede ser regado desde un partidor situado justo antes del lagar.

Este procedimiento se repite en el molino siguiente, el des Cocons -aunque en esta ocasión la acequia no atraviesa el torrente-, y también en el molino de na Peres, a partir del cual la acequia se divide en dos ramales. El del margen izquierdo riega una serie de parcelas y termina en un lavadero que seguramente tenía la función de acumular el agua sobrante del ramal y así regar las dos últimas parcelas.

Foto: Ajuntament de Sant Antoni

Buscastell, Ibiza (Eivissa)

Buscastell (II)

En la parte derecha del valle, el otro ramal riega el tramo final del sistema, y ​​antiguamente alimentaba dos molinos, el de cas Costas y el de Damiá, hoy desaparecidos. La distribución del agua para el riego, pues, se efectúa desde ramales secundarios, desviados antes de los lagares de algunos de los molinos, o bien desde los partidores situados de forma espaciada y regular a lo largo de la acequia principal.

El hecho de que los molinos estén ubicados sobre la acequia principal -opción típica de los espacios hidráulicos andalusíes en Baleares- hace que no entorpezcan el recorrido del agua a lo largo del sistema. Esto es una prueba de que, en el diseño original, los molinos no tenían una primacía sobre la irrigación en la distribución del agua. Su articulación dentro del diseño del sistema hidráulico, pues, no permite pensar en una inclusión forzada y posterior. En cambio, posteriormente a la conquista catalana de 1235, los molinos pasan a tener prioridad en la distribución del agua en detrimento del riego.

Los documentos referentes a reconstrucciones de molinos mencionan el derecho de utilizar toda el agua necesaria para moler, mientras que el pavorde de Tarragona se reserva el derecho de moler sin esperar turno. Así pues, la principal modificación del sistema introducida a raíz de la colonización feudal afectó a su gestión y no a su diseño original. Las únicas modificaciones en este sentido son ya de principios del siglo XIX y consisten en ampliaciones del área de riego original, las cuales pueden ser perfectamente delimitadas a partir de las técnicas y los métodos de la arqueología hidráulica: comenzando en es Broll, torrente arriba, se crea una zona de terrazas irrigadas mediante una acequia que remonta el fondo del valle en el sentido contrario a las aguas del torrente y permite la instalación del molino de Tiá. Con un sifón se traslada agua a partir de esta acequia a algunas terrazas de la otra vertiente. Esta modificación puede ser fechada gracias a una carta del 1819 del obispo de Ibiza y Formentera dirigida a sus diocesanos, animándoles a seguir el ejemplo de tres vecinos de Buscastell que "con penosos trabajos (...) fueron allanar una gran parte de tierra y fertilizante ... hacerlo con la irrigación de las aguas de la famosa fuente del Broll (...) sacan hoy un producto extraordinario ".

Las otras ampliaciones se hacen en el extremo final del sistema hidráulico prolongando los dos ramales de la acequia: en la vertiente derecha, esta prolongación supone la inutilización de los dos últimos molinos, por lo que se evita la pérdida de nivel de la acequia; en la vertiente izquierda del alargamiento de la acequia se ha producido para llevar agua a las casas de Can Raconada. Estas ampliaciones hacen que el espacio irrigado actual sea de 13'3 ha. [MAR / MBP / HKG / CNR]

Buscastell es un Valle del término municipal de San Antonio que empieza en el rincón de Alcalá, entre el monte de en Francolí, al NW, y el monte de en Tur, al SE, y que acaba en el puente de en Frit o de Lucas, en la carretera que va a Santa Inés desde San Rafael. Al principio, y borde de es Broll, encontramos el valle encajonado entre los altos montes que lo delimitan, y que se va ensanchando a medida que se acerca hacia el llano. Tiene una extensión de unos 4'5 km de longitud.

Por el fondo de este valle corre el torrente también llamado de Buscastell, que recoge las aguas de lluvia y también las sobrantes de es Broll y de las fuentes y fuentecillas que allí se encuentran. Este torrente, tras atravesar el llano de Portmany, desemboca en el puerto de este mismo nombre. El acceso a este valle se hace por un camino que recibe el nombre de camino de Buscastell, que es la prolongación del camino General o de la Acera, que sale del pueblo de San Antonio. En 1937 se hizo crecer la parte superior, antiguos senderos de herradura, para permitir el paso de carros. En es Bord de can Cocons se construyó una alcantarilla para poder atravesar el torrente cuando lleva base de agua.

Toda la vida de este valle gira entorno a es Broll, pozo artesiano del que en todo tiempo manó una cantidad importante de agua. Era la corriente más importante y regular de la isla, ya que hasta hace poco nadie recuerda que nunca se secara. Parece ser que el agua de lluvia del llano de San Gelabert -al noroeste de Buscastell- se filtra a través de simas y por el lecho del torrente de s'Abeurada hacia el acuífero que alimenta es Broll. El caudal de agua desde es Broll era muy variable, dependiendo de la época del año y de las lluvias. Como media se calculaba que brotaba, como mínimo, una mano de agua en pleno verano y hasta cinco manos un invierno lluvioso. Una mano de agua equivale -aproximadamente- a doce toneladas por hora.

La mayoría de los propietarios de los huertos son propietarios de fincas de secano adyacentes a Buscastell, aunque también abundan los propietarios que vienen de lejos: Albarca, Corona, Forada. El pequeño huerto debía producir la hortaliza necesaria para el consumo de la casa y también hacer algo de forraje para el animal de precio.El producto por excelencia que se cultivaba era la patata, tubérculo básico en la alimentación, que no se podía producir a la hacienda familiar por falta de agua. En años difíciles también se intentó el cultivo de otros productos más singulares, como cáñamo, lino, algodón o arroz, pero con resultados no muy satisfactorios.

El asentamiento humano en este lugar parece ser muy antiguo y así lo confirmarían diversos restos arqueológicos encontrados en los alrededores: hipogeos en cas Costas, restos de posible origen púnico, cerámica musulmana repartida por todo el valle, etc., pero es un tema aún pendiente de confirmación.

Buscastell, Ibiza (Eivissa)

Fotos: Varios Red

Buscastell, Ibiza (Eivissa)

Buscastell (III)

El primer documento donde se encuentra que las aguas de es Broll se reparten entre varios regantes, propietarios de huertos situados alrededor del pozo artesiano, es del 1759 -Libro de Concejalía del Archivo Histórico del Ayuntamiento de Ibiza: el "31 de octubre constituidos los Mag. Reg. Francisco Llaneres y Joan Rosselló y el infraescrito secretario (Pere Antoni Llobet) en el Quartó de Portmany, lugar de es Broll de Buscastell, a fin de ver cierta dificultad sobre las aguas de dicho territorio, y hacer reparto de ellas por la paz y quietud de los dueños (sic) de los huertos de dicho paraje y porque con mayor facilidad puedan valerse cada uno de las horas de agua que se les señalará, dadas las magnificiencia informadas y reconocidas de todas las circunstancias resuelven el reparto "entre doce propietarios". Parece ser que las desavenencias eran porque uno de ellos había crecido su huerto y reclamaba más agua y también porque se añade un nuevo huerto, que por ser pequeño y recién hecho, le dan derecho de agua desde el viernes a medianoche hasta el sábado a punta de sol. El propietario a quien más agua asignan es Antoni Sala, con un día y medio entero, desde el jueves a punta de sol hasta el viernes a mediodía. Los que menos son cuatro propietarios que únicamente disfrutan del agua de un cuarto de día. El agua se repartía según los siguientes indicadores horarios: punta de sol, mediodía, solpost (ocaso) y medianoche.

Las últimas ordenanzas aún vigentes y que rigen la comunidad de regantes de es Broll de Buscastell son del año 1943. Esta comunidad la forman los propietarios de 55 huertos situados alrededor de es Broll y aguas abajo del torrente, con una extensión total de casi 15 ha. En las asambleas y en efectos de votaciones, cada dos horas de derecho de agua se computarán como un voto. Los propietarios que no lleguen a las dos horas podrán unirse y sumar el tiempo de cada uno y obtendrán tantos votos como veces tengan este módulo de dos horas. En un principio se calculaba que cada 1.000 m2 tenía una hora de agua, pero las muchas fragmentaciones motivadas por sucesiones y las compraventas han hecho que esta proporción no se mantenga en muchos casos. Hay propietarios con únicamente 15 minutos de agua y 426 m2; y el propietario de un huerto de casi 14.000 m2 dispone de 11 horas de agua. La media son los propietarios con casi 3.000 m2 y un poco menos de tres horas de agua. Hay que advertir que se puede vender el terreno y el agua a la que tiene derecho, como también se puede enajenar únicamente el agua, pero siempre a un vecino inmediato, bien anterior o posterior al vendedor.

Son bienes de la comunidad, entre otros: es Broll con sus paredes, el canal o canales principales con las acequias que de ellos deriven y las obras accesorias al servicio de la comunidad. En 1962 la comunidad de regantes se planteó la necesidad de rehacer la acequia, ya que perdía una cantidad excesiva de agua. Era un surco cavado en el suelo con algunas piedras que hacían, a trozos, de pared. Se planteó la oportunidad de hacer una conducción subterránea con tuberías de hormigón, pero imperó el criterio -defendido por los propietarios de los huertos situados en la parte superior del valle- de hormigonar toda la acequia y mantener el trazado primitivo. Las obras duraron dos años.

A pesar de que en los estatutos de 1942 se hace constar que el pozo del manantial se encuentra en malas condiciones y pierde mucha agua, hasta 1966 no se decide hacer una reparación a fondo. Con piedras y hormigón se rehicieron las paredes del pozo, mientras unos potentes motores secaban el agua. También tienen derecho a emplear la fuerza motriz del agua cuatro molinos. Desde los primeros tiempos de la conquista catalana se tienen noticias de varios molinos que aprovechaban la fuerza del agua para moler. Marí Cardona documenta algunos a lo largo del tiempo. El documento de 1759, antes citado, da a entender que en ese tiempo había un único molino recientemente reconstruido "declarando que ningun hortelano pueda valerse de más agua de la señalada (...) y no regando dejará correr el agua a la acequia, y de esta manera no se perderá, sino que todos sentirán el beneficio de poder moler en el molino de agua nuevamente fabricado ".

La memoria popular recuerda los nombres de los seis últimos molinos que ha habido en Buscastell, que empezando en el borde de es Broll son: molino de Tiá (ahora de la familia Tonico), molino de sa Plana, molino des Cocons, molino de na Peres, molino de Costa y molino de Damiá. Los dos últimos dejaron de funcionar a principios del siglo XX, y el resto abandonó su tarea sobre los años sesenta, sustituidos por nuevos ingenios mecánicos que no necesitaban depender de la fuerza del agua. En un principio todos ellos eran de rueda horizontal. Dos molinos cambiaron con el tiempo la rueda horizontal por la vertical; fueron el de Na Peres y el de Tiá, que son precisamente los mejor conservados. En el año 2012 el Conell Insular y dentro del Plan de recuperación del patrimonio hidráulico y del Programa de Desarrollo Rural Sostenible, restauró este último molino, que también se conoce como de Dalt o de en Tonico, ya que la propiedad actual es de esta familia. El coste fue de ciento setenta mil euros y se pensaba dedicarlo a visitas escolares. El agua que tenía que mover el molino era conducida a un depósito de forma cilíndrica o cónica, el lagar, situado sobre el molino y una altura considerable, entre 4 y 7 m; por tanto, se procuraba aprovechar un desnivel del terreno. La cuba tiene una capacidad aproximada de entre 3 y 6 toneladas de agua; esta cantidad de agua tiene dos funciones: una, la de regularizar el caudal que debe llegar a la rueda de manera constante, y la otra, que caiga con suficiente presión para mover el ingenio.

Este pequeño lugar también es rico en cultura popular; Marià Torres ha recogido una serie de materiales exclusivos de este sitio relacionados con la mitología popular como son los seres fantásticos que reciben los nombres de crespells, bichos, llembres y longanizas. [FCC]

Mercè Argemí Relat [MAR], Miquel Barceló Perelló [MBP], Felip Cirer Costa [FCC], Helena Kirchner Granell [HKG], Carmen Navarro Romero [CNR], Enric Ribes i Marí [ERM]

Enciclopèdia d'Eivissa i Formentera

Foto: Ajuntament de Sant Antoni


Buscastell, Ibiza (Eivissa)

Foto: Ajuntament de Sant Antoni

Buscastell, Ibiza (Eivissa)

Foto: Ajuntament de Sant Antoni

Buscastell, Ibiza (Eivissa)

Foto: Ajuntament de Sant Antoni



Bienvenido a la Isla Mágica

Benvingut, Willkommen, Bienvenue, Welcome, Benvenuto


The Magic Island

Información para tu Viaje a Ibiza

Viajes, Alojamiento, Transporte, Ocio, Restaurantes, Playas, Discotecas, Fiesta, Hoteles, Hostales, Apartamentos, Casas, Turismo Rural, Camping, Vuelos, Barcos, Ferry, Autobuses, Taxis, Alquiler de Coches


Buscar / Search ››

Información Turística ››

Teléfonos, Fiestas locales ››


Guía de Ibiza - Guia d'Eivissa

IBIZA - EIVISSA - IBIZA




Búsqueda en Google / Search


Artículos (informes) en Voy@Ibiza »